¿Cuál es el mejor sitio para guardar el CBD?

El CBD ha entrado en tu vida y se ha convertido en parte de tu rutina diaria. Pero ¿cómo garantizas que tu CBD se mantenga íntegro y en buenas condiciones, el mayor tiempo posible?

Almacenar CBD no es complicado, pero hay tres elementos esenciales que debes tener en cuenta; si lo haces, tu CBD sacará el máximo partido a su período de conservación. Los tres factores son: temperatura, luz y aire. Examinaremos cada uno por separado y veremos cómo puedes proteger tu CBD de los estragos causados por estos elementos.

Temperatura: ¿cuánto calor puede tolerar?

Antes de entrar en cómo la temperatura afecta a la degradación del CBD, necesitamos saber un poco más sobre cómo se degrada el CBD. Este cannabinoide se degrada cuando se deterioran los enlaces que mantienen unida la molécula, produciendo otras moléculas.

Las altas temperaturas son uno de los factores que pueden degradar estos importantes enlaces moleculares. El CBD siempre debería almacenarse a temperaturas inferiores a 21ºC. Guardarlo en la nevera es mejor aún. La congelación no es mala idea para un almacenaje a largo plazo, ya que obviamente no querrás estar congelando y descongelando el CBD que consumes habitualmente.

Luz: ¿bendición o maldición?

Para entender cómo afecta la luz al CBD, necesitamos saber un poco sobre el funcionamiento de la luz. La luz visible representa una franja estrecha de la radiación del espectro electromagnético; estas ondas nos rodean constantemente, pero solo podemos ver una franja determinada. La luz del sol está cargada de luz visible, pero también contiene radiación de ambos lados del espectro visible: rayos infrarrojos y rayos UV.

La radiación UV son rayos de alta intensidad situados más allá de la franja violeta del espectro visible (de ahí su nombre “ultravioleta”), conocidos por su efecto desestabilizante en moléculas orgánicas. Son la causa de los efectos negativos de la exposición al sol, y son responsables de gran parte de la degradación progresiva de las moléculas de CBD. Para proteger tu CBD de estos efectos devastadores, guárdalo en un lugar oscuro como un armario o nevera.

Aire: ¿necesita oxígeno el CBD?

El aire contiene una composición compleja de moléculas que pueden reaccionar con el CBD: nitrógeno, oxígeno, dióxido de carbono y argón. En este caso, la molécula más problemática es el oxígeno. Este puede reaccionar con el CBD, en lo que se conocen como reacciones de oxidación, provocando que el CBD se degrade a un ritmo más rápido que si estuviera cerrado herméticamente. Hazle un favor a tu CBD y guárdalo en un recipiente hermético.

¿Dónde pueden almacenarse los diferentes productos de CBD?

El lugar de almacenamiento de los productos de CBD depende del tipo de producto que tengas. Veamos las opciones de almacenaje habituales de los diferentes productos.

• Aceite de CBD

El clásico aceite de CBD debe guardarse en un lugar frío o fresco, protegido de los rayos UV y con poca exposición al aire. Si su tiempo de conservación es superior a unas semanas, debería guardarse en la nevera cuando no se utilice.

• Cápsulas de CBD

Las cápsulas de CBD son similares al aceite, pero con algunas diferencias fundamentales: a diferencia del aceite suelto, las cápsulas tienen una capa protectora contra los elementos, especialmente el aire.

Dicho esto, esta capa protectora puede hacer que los productores se confíen. Una vez compradas, muchas cápsulas todavía pueden quedar expuestas a los elementos. Si quieres alargar el período de conservación de tus cápsulas, guárdalas en un recipiente a prueba de luz. Generalmente las cápsulas pueden guardarse a temperatura ambiente en estanterías, armarios o cajones.

• Suplementos líquidos: CBD con vitaminas, melatonina, etc.

Los suplementos líquidos que contienen CBD e ingredientes adicionales deberían almacenarse en un lugar fresco y oscuro, dentro de recipientes herméticos con protección UV. Para ir sobre seguro, deberías guardarlos en la nevera.

• Cremas de CBD

La mayoría de cremas de CBD vienen en envases diseñados para un almacenaje adecuado. Aun así, deberían guardarse en un lugar fresco, seco y oscuro, para mantener sus componentes en óptimo estado.

Cómo almacenar tu CBD: conclusión

Si sigues las pautas anteriores, tu preciado cannabinoide debería conservar la potencia y la frescura el tiempo que necesites. ¡Solo tienes que recordar los 3 factores (luz, aire y temperatura) y todo irá bien!

¿Qué producto necesito?