COMPRA 3 Y PAGA SOLO 2 ¡en todos nuestros productos! Hasta un 33% de descuento, utiliza el código CIBDOL3

Salud

Independientemente de las circunstancias, todos queremos una cosa: vivir una vida larga y feliz. Aunque no existe una forma directa y segura para conseguirlo, podemos contribuir mucho a mantener una buena salud a través de algunos cambios sencillos en nuestro estilo de vida. Sigue leyendo para conocer la definición de buena salud y cómo fomentar el deseo de equilibrio de nuestro cuerpo.

¿Cuál es la definición de buena salud?

Para vivir una vida larga y saludable, en primer lugar debemos comprender en qué consiste una "buena salud". Aunque el término será ligeramente diferente para cada persona, en 1948 la Organización Mundial de la Salud creó una definición general de buena salud que actualmente siguen utilizando los profesionales de la salud:

"La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de enfermedades y dolencias. Un recurso para la vida cotidiana, no el objetivo de la vida. La salud es un concepto positivo que enfatiza los recursos sociales y personales, así como las capacidades físicas".

Según su definición, la buena salud suena bastante complicada, así que vale la pena desglosar algunos de los puntos fundamentales. La buena salud no significa solamente estar libre de enfermedades y trastornos. Por supuesto, son los objetivos principales, pero en lo que la OMS quiere enfatizar es en la necesidad de equilibrio en todos los aspectos de la vida.

Salud física

El cuerpo humano odia el sedentarismo, para la salud física y mental es muy importante "un poco de movimiento". El error habitual es que "un poco de movimiento" suele considerarse un entrenamiento intenso en el gimnasio o salir a correr 10km, y no se trata de eso. De lo que se trata es de gozar de una buena salud física manteniendo la forma física en un nivel adecuado.

Siempre será mejor hacer un poco de ejercicio de forma regular, junto con una dieta equilibrada (incluida la comida a domicilio del fin de semana), que llegar a los extremos. La clave es encontrar alimentos y actividades que disfrutes, y mantenerlos. La constancia es fundamental si quieres disfrutar de una vida larga y saludable.

Salud mental

La salud mental es un tema mucho más importante, especialmente en la sociedad moderna de hoy en día, y nuestros pensamientos, sentimientos y emociones requieren un enfoque personalizado para mantener una buena salud mental.

Afortunadamente, existen algunas prácticas fundamentales que nos pueden ayudar. Técnicas de meditación y atención plena, pasar tiempo en la naturaleza, escribir o hablar sobre nuestros pensamientos: todas estas cosas pueden ayudarnos a expresar nuestras emociones y fomentar una buena salud mental.

Salud social

Muchas de las actividades que favorecen la buena salud social van unidas a la salud física y mental. Las personas somos criaturas sociales por naturaleza y, aunque cada persona tiene necesidades diferentes, todos necesitamos relacionarnos.

Hablar con amigos cercanos, ir a un club deportivo, practicar una religión, incluso quedar en el bar: la buena salud social consiste en interactuar con otras personas, hablar y compartir experiencias. Desarrollar relaciones importantes hace maravillas en nuestro bienestar físico y mental, reduciendo la aparición de enfermedades crónicas y sentimientos de soledad.

Por qué es tan importante la buena salud

Probablemente hayas notado que los tres aspectos fundamentales para una buena salud (física, mental y social) se superponen. Cada uno apoya al otro, y adoptar un enfoque equilibrado de los tres es una forma segura de fomentar esa vida larga y saludable que buscamos.

Sin embargo, la buena salud es mucho más que un medio para vivir durante más tiempo. Si tu mente y tu cuerpo gozan de buena salud, te enfrentas mucho mejor a los desafíos de la vida moderna. Tu cuerpo puede permitirse dedicar recursos a las funciones que los necesitan, sin perjudicar al resto de tus sistemas biológicos.

Básicamente, tener buena salud es como un amortiguador para el cuerpo y la mente contra los altibajos de la vida moderna, lo que te permite vivir de la mejor manera posible. Puede que sea una expresión demasiado utilizada pero, vivir una vida larga y fructífera consiste en disfrutar del viaje, no del destino.

Enfermedades no transmisibles e inflamación crónica

Cuando la OMS habla de enfermedades y dolencias, se refieren principalmente a enfermedades no transmisibles e inflamación crónica. ¿Por qué? Porque estas dos áreas representan más del 70% del total de las muertes en el mundo entero.

Lo peor de todo es que las enfermedades en cuestión no son exclusivas de los países con renta baja o de los grupos demográficos en riesgo. 15 millones de personas de 30 a 69 años mueren cada año a causa de enfermedades no transmisibles, y las más importantes incluyen:

• Enfermedades cardiovasculares
• Cáncer
• Enfermedades respiratorias
• Diabetes

Las enfermedades no transmisibles (ENT) son difíciles de tratar porque además de que tienden a ser a largo plazo, son el resultado de factores genéticos, fisiológicos y ambientales. Aunque no podemos hacer mucho en lo que respecta a nuestra genética, hay un montón de cambios que podemos aplicar a nuestro estilo de vida para mantener los otros factores bajo control, especialmente considerando que los mayores contribuyentes a las ENT son:

• Consumo de tabaco
• Falta de ejercicio
• Consumo excesivo de alcohol
• Dieta no saludable

A simple vista, puedes ver cómo se pueden erradicar rápidamente muchos de los factores contribuyentes mediante un enfoque hacia la buena salud. Aunque las enfermedades no transmisibles representan una proporción elevada de las muertes en todo el mundo, tenemos la capacidad de limitar su impacto.

La homeostasis es el equilibrio

Cuando hablamos del equilibrio del cuerpo humano, nos referimos a un estado natural llamado homeostasis. En pocas palabras, la homeostasis es un proceso de autorregulación que garantiza que todos nuestros sistemas internos tengan los recursos que necesitan, cuando los necesitan.

Para comprender mejor el concepto de homeostasis, imagina nuestra fisiología como un enorme móvil colgante. Cada eje de nuestro móvil gigante representa varios sistemas internos, como nuestro sistema inmunológico, digestivo o nervioso central. Y de cada uno de ellos pende la amplia gama de funciones que suceden en nuestro cuerpo.

Nuestro equilibrio interno cambiará, pero no es algo malo

Si sufres un resfriado, el cuerpo inclina instintivamente el móvil, favoreciendo nuestro sistema inmunológico a obtener los recursos que necesita para afrontar los síntomas. Cuando la infección ha desaparecido, el móvil vuelve al mismo estado de equilibrio: homeostasis. El cambio interno entre las funciones biológicas es perfectamente normal, al igual que la forma en que un cuerpo sano aborda el impacto de la vida moderna.

Imagina que la infección no desaparece y que se agrava debido a un factor externo. El cuerpo no es capaz de volver a un estado de equilibrio y, como resultado, otras funciones que generalmente pueden mantenerse sin recursos a corto plazo comienzan a verse afectadas. Se desarrollan nuevos síntomas y el ciclo continúa cada vez con más presión sobre el cuerpo.

Apoyar a tu cuerpo de forma natural hacia la homeostasis reduce significativamente el impacto de situaciones que pueden privar de recursos a tus sistemas. No podrás resolver todos los problemas (y ahí es cuando los medicamentos, antibióticos y suplementos deben intervenir), pero te brinda la oportunidad de luchar y ayudar a reducir el riesgo de que algunos problemas simples, como un resfriado, se conviertan en algo mucho, mucho peor.

¿Cómo pueden los suplementos contribuir a un estilo de vida saludable y equilibrado?

Si estás haciendo todo lo posible para mantener una buena salud, pero sigues luchando contra una mala nutrición o falta de descanso, es entonces cuando los suplementos pueden darte el impulso que necesitas.

Es importante resaltar que la intención de los suplementos no es reemplazar los alimentos ni solucionar problemas de salud. Su propósito es actuar como apoyo adicional o a corto plazo, cuando la vida se vuelve un poco estresante.

¿Cuál es el suplemento más adecuado para ti?

Si ya consumes una dieta equilibrada, variada y rica en alimentos naturales integrales, las multivitaminas tendrán un impacto mínimo: ya estás recibiendo el apoyo que necesitas.

Ahora bien, probemos a dar esos mismos multivitamínicos a una persona que consume alimentos integrales pero poco variados. Aunque su dieta es saludable, puede que necesite determinadas vitaminas y nutrientes que no consume en cantidad suficiente; ahí es cuando la suplementación se vuelve crucial.

Independientemente del suplemento, es fundamental equilibrar las necesidades personales con los beneficios que ofrecen. Afortunadamente, existen algunos suplementos que promueven el bienestar general, sin importar la necesidad.

Uno de esos suplementos es el CBD, un compuesto totalmente natural que puede ayudar al cuerpo desde dentro, ayudando no solo a mantener el equilibrio, sino a que el cuerpo vuelva a ese estado homeostático crucial cuando más lo necesita.

¿Es el CBD (un complemento) clave para una vida sana y feliz?

Ya hemos recalcado que ningún suplemento puede reemplazar adecuadamente una buena salud física, mental y social. Aun así, el CBD tiene varias características únicas que lo distinguen de los suplementos tradicionales.

Primero, el CBD afecta a casi todas las áreas del cuerpo y puede ejercer su influencia equilibradora en cualquier lugar donde haya un receptor de cannabinoides (y un puñado de otros receptores). Según la investigación actual, el impacto del CBD podría extenderse a lo siguiente:

• Estado anímico
• Dolor
• Sueño
• Inflamación
• Digestión
• ¡Y mucho más!

En segundo lugar, el CBD no ejerce efectos psicotrópicos, tiene pocos efectos secundarios raros y leves, y, según la Organización Mundial de la Salud, está bien tolerado por las personas. Si combinamos esas cualidades con el creciente cuerpo de evidencia que respalda el uso del CBD para el bienestar general, los trastornos mentales y varias enfermedades no transmisibles, los beneficios parecen significativos.

El CBD, junto con un estilo de vida equilibrado y saludable, podría resultar una valiosa ayuda en la búsqueda de una vida larga y feliz. Independientemente de tu estilo de vida o necesidades, el cannabidiol (CBD) trabaja con tu cuerpo, no en su contra, para contribuir a que te sientas mejor.

¿Qué producto necesito?
As Seen On: