COMPRA 3 Y PAGA SOLO 2 ¡en todos nuestros productos! Hasta un 33% de descuento, utiliza el código CIBDOL3

Estado de ánimo

Depresión


La depresión hace que realizar incluso las tareas más sencillas parezca imposible, y es un trastorno emocional que afecta a más de 250 millones de personas en todo el mundo. Con frecuencia, hace que tanto hombres como mujeres y niños se sientan preocupados, tristes y nerviosos de manera constante, y experimenten síntomas que van empeorando lentamente con el tiempo. Este aumento constante de la gravedad de los síntomas convierte el tratamiento en algo primordial.

Sin embargo, y como suele ocurrir con los trastornos anímicos, no existe un enfoque universal en lo que respecta al tratamiento. La mejor forma de combatir esta afección dependerá del tipo de depresión y de la persona enferma. Aunque todas las depresiones producen sentimientos constantes de tristeza y preocupación, los profesionales de la salud dividen esta enfermedad en los siguientes diagnósticos: depresión grave, trastorno depresivo persistente (TDP), trastorno afectivo estacional (TAE), y trastorno bipolar.

En lo que respecta a cuándo y por qué se produce la depresión, no existe una respuesta clara. Sin embargo, también hay que tener en cuenta los factores contribuyentes como la disposición genética, los medicamentos, la edad, las experiencias vitales, los traumas, y el abuso. Estas circunstancias pueden desencadenar el inicio de una depresión, lo que conduce a la aparición de algunos de los síntomas y diagnósticos ya enumerados.

El impacto negativo de la depresión no debería impedirte llevar la vida que quieres. A pesar de ser un trastorno anímico complejo, hay decenas de posibles tratamientos y técnicas de adaptación. A veces, solo con hablar con otras personas en la misma situación te puede ayudar a entender mejor los síntomas. Para casos graves, la terapia, los antidepresivos y los cambios de estilo de vida pueden ayudar a mantener la depresión a raya.

Pero lo fundamental, por encima de todo, es que no se sufra en silencio. La depresión acentúa nuestras preocupaciones y problemas. Ya sea con un terapeuta profesional o un amigo, hablar con otras personas ayuda a poner las preocupaciones en perspectiva y a darte cuenta de que podrían no ser tan insuperables como pensaste al principio.

Si quieres saber más sobre la depresión, su impacto en la calidad de vida, y cómo controlarla, lee nuestro artículo detallado.

Estrés

Aunque no siempre lo parezca, el estrés es una respuesta corporal esencial; sin él, nuestros antepasados prehistóricos no habrían durado vivos ni un día. Incluso ahora, en la era de las redes sociales, pandemias globales y horarios de trabajo intensivos, el manejo del estrés y su impacto fisiológico siguen siendo igual de importantes.

Estrés es un término muy amplio que se utiliza para describir la reacción de nuestro cuerpo ante la presión y la tensión, y es una parte esencial de nuestra respuesta innata de lucha o huida. En dosis pequeñas, el estrés aumenta la frecuencia cardíaca, potencia la concentración y combate la fatiga. Si alguna vez has tenido que cumplir una fecha límite, o te has encontrado en una situación social incómoda, conocerás muy bien esa sensación.

Sin embargo, el problema del estrés es que solo debería ser una solución a corto plazo. Nuestro cuerpo no puede hacer frente a la presión prolongada que ejerce el estrés sobre nuestro bienestar físico y mental. Cuando el estrés se vuelve crónico, se manifiesta en forma de varios síntomas emocionales, físicos, cognitivos y conductuales. Estos síntomas pueden parecer leves al principio (poca energía, dolores y molestias, dificultad para relajarse), pero si no se controlan, podrían derivar en una adicción, insomnio, y un sistema inmunológico comprometido.

Aunque el estrés es muy habitual, suele desaparecer rápidamente con el tratamiento y las técnicas de adaptación adecuados. La efectividad de estas estrategias varía en función de la gravedad del estrés y los posibles desencadenantes. Aun así, con tantas técnicas de manejo del estrés para elegir, sin duda habrá un enfoque que funcione. Recuerda que, independientemente de cómo abordes el estrés, no se puede eliminar por completo. Se trata de aprender a combatirlo, detectar las señales de que se está volviendo crónico, y tomar medidas para mantenerlo en un nivel manejable.

Para entender mejor la respuesta corporal al estrés, los síntomas más frecuentes y los estragos que causa a nuestro bienestar físico y mental, lee nuestro artículo detallado.

Ansiedad

Sentir impaciencia, preocupación y nerviosismo de vez en cuando es una reacción perfectamente natural. Ninguna persona se siente cómoda ni segura de sí misma todo el tiempo. Pero, cuando esos sentimientos empiezan a afectar a la rutina diaria o persisten sin causa aparente, la ansiedad puede ser algo más que una reacción esperada.

Los trastornos de ansiedad tienen muchos más matices de lo que la gente cree. Aunque los sentimientos de ansiedad y preocupación son comunes en todos los trastornos de ansiedad, la causa de dicha ansiedad suele servir para clasificar estos trastornos en trastorno de ansiedad social, ansiedad por la salud, trastorno obsesivo compulsivo, y trastorno dismórfico corporal. Es posible sentir ansiedad todo el tiempo, y es una afección que a menudo se diagnostica como trastorno de ansiedad generalizada (TAG).

Sin embargo, al igual que con otros trastornos del estado de ánimo, hay varias formas de combatir la ansiedad. No hay razón para que la rutina diaria, los problemas de salud o las experiencias de la infancia definan cómo pensamos o nos sentimos. La evasión puede ayudar a controlar los síntomas físicos a corto plazo, pero también puede afectar de forma negativa a la calidad de vida. En cambio, el pensamiento positivo, enfrentarse a la causa de la ansiedad, los medicamentos, y hacer algo que nos apasione pueden ayudar a combatir los síntomas tanto mentales como físicos de la ansiedad.

No se debe subestimar la importancia de luchar contra la sensación de ansiedad. Los síntomas no solo pueden agravarse con el tiempo, sino que además, si no se controlan, la ansiedad podría convertirse rápidamente en otros trastornos anímicos más perjudiciales. También es habitual que coincidan estrés y ansiedad, al menos en lo que respecta a los síntomas. Pero estos trastornos son distintos, por lo que es esencial centrarse en determinadas técnicas de adaptación y consultar con un médico para recibir un diagnóstico preciso.

Echa un vistazo más de cerca a los diferentes tipos de ansiedad, los síntomas más frecuentes y varias técnicas de adaptación, en nuestra completa guía.

¿Qué producto necesito?
As Seen On: