Sueño

4.6/5.0
Rated by 181 users.
Precios a partir de € 25,00

La importancia del sueño

Independientemente de tu forma de vida, aficiones e intereses, existe un proceso fundamental que nos une a todos: el sueño. Desde el momento en que nacemos, dormir es esencial para que nuestro cuerpo se recupere. Pero, no solo se trata de una recuperación a nivel físico, sino que también le da tiempo al cerebro para procesar los acontecimientos y emociones, e incluso para reparar las neuronas.

No importa la edad que tengamos, nuestro cuerpo siempre necesita dormir. Sin embargo, el principal problema a medida que envejecemos es que cada vez hay más obstáculos que se interponen entre nosotros y una buena noche de descanso. Aunque es muy tentador eludir unas horas de sueño para trabajar o para dedicarlas a actividades sociales, puede tener graves consecuencias para la salud. Descansar es fundamental, y el primer paso consiste en determinar cuántas horas de sueño necesitamos.

¿Cuántas horas de sueño necesitamos?

Está bien saber que todos necesitamos dormir, pero ¿cuántas horas hacen falta para una recuperación óptima? Es la pregunta del millón, aunque, lamentablemente, la respuesta depende de varios factores.

En circunstancias generales, las duraciones recomendadas son las siguientes:

• Niños/as en edad preescolar (3-5 años): 10-13 horas
• Niños/as en edad escolar (6-12 años): 9-12 horas
• Adolescentes (13-18 años): 8-10 horas
• Adultos (+18): 7-9 horas

Esto son solo recomendaciones, ya que la duración ideal del sueño de cada persona variará en función de ciertos trastornos preexistentes, el estilo de vida y otros factores.

También debemos señalar que no se puede hacer trampas y dormir más horas un día y menos otro. El mejor enfoque es un patrón de sueño constante. Sin embargo, si quieres acostarte tarde durante el fin de semana, no afectará seriamente a tu bienestar; al fin y al cabo, la vida consiste en lograr un buen equilibrio

¿Cuáles son las causas del insomnio o de un sueño de mala calidad?

En principio, conciliar el sueño debería ser fácil; te acuestas cuando estás cansado/a, entras en el país de los sueños, y te despiertas cuando estás listo/a. La realidad, sin embargo, es muy distinta.

¿Te acuerdas de esos obstáculos que hemos mencionado antes? Los siguientes factores pueden influir sobre el nerviosismo y la capacidad para conciliar el sueño con facilidad:

• Alimentos (exceso de grasa y azúcar)
• Cafeína
• Estrés
• Dispositivos eléctricos (concretamente, la luz azul de los teléfonos móviles y los televisores)
• Ruidos
• Jornadas de trabajos irregulares
• Dolor
• Desfase horario (jet lag)

Vernos afectados (de forma ocasional) por una de estas causas es normal. Pero, si no combates estos precursores de un sueño de mala calidad y sueles tener dificultades para conciliar el sueño, o aún te sientes cansado/a cuanto te despiertas, podrías desarrollar insomnio.

¿Qué es el insomnio?

El insomnio es un término que se utiliza para describir la dificultad habitual para dormir y conciliar el sueño. Sus síntomas incluyen:

• Permanecer acostado/a y despierto/a por la noche
• Sentirse aún cansado/a al despertar
• Tener dificultades para dormir (incluso si estás cansado/a)
• Despertarse varias veces por la noche

Aunque es posible que la mayoría hayamos experimentdo algunos de estos problemas, una persona con insomnio los sufre de forma habitual, y los síntomas a menudo duran meses o años. En la mayoría de los casos, el insomnio se remedia con pequeños cambios en la rutina diaria, pero en los casos más graves o prolongados, siempre hay que consultar con un médico

¿Qué consecuencias tiene la privación de sueño?

Lamentablemente, en una sociedad con un horario continuo, a menudo nos es imposible desconectar por la noche. Y aunque mucha gente simplemente ignora esta falta de sueño, las consecuencias pueden ser muy graves.

La ausencia de un descanso constante y prolongado puede conducir a lo siguiente:

• Problemas cardiovasculares
• Diabetes
• Obesidad
• Depresión
• Poca motivación
• Baja concentración

Y lo peor de todo es que estas consecuencias no se producen de forma individual. Si combinamos la falta de sueño con un estilo de vida sedentario, una dieta rica en grasas, o el tabaquismo, la esperanza de vida se reduce drásticamente. Un estudio de 2018 sobre el sueño y su importancia comprobó que dormir menos de seis horas por noche "supone un riesgo diez veces mayor de sufrir una muerte prematura en comparación con las personas que duermen entre siete y nueve horas".

El mejor medicamento para combatir los problemas de sueño: un estilo de vida saludable

Sabemos que dormir bien es fundamental para el bienestar, y las horas aproximadas que deberíamos dormir cada noche. Pero, si tienes dificultades para descansar, ¿qué puedes hacer al respecto?

Suponiendo que no tengas ningún trastorno de la salud, la recomendación más habitual para disfrutar de un sueño de mejor calidad es un estilo de vida sano y equilibrado. Y no nos referimos a caminatas de 5 kilómetros, varias horas de gimnasio o una dieta de semillas y verduras. Unos simples cambios pueden mejorar mucho la calidad de tu descanso.

Hábitos que sabemos que mejoran la calidad del sueño:

• Ejercicio ligero (aproximadamente 30 minutos al día)
• Una dieta equilibrada
• Ingesta limitada de cafeína después del mediodía
• Menor exposición a dispositivos eléctricos, al menos una hora antes de acostarse
• Un horario consistente para dormir y despertar
• Un dormitorio a prueba de luz y ruidos (en la medida de lo posible)
• Suplementos (melatonina, valeriana y magnesio)
• ¡Una cama cómoda!

No siempre es posible mantener todos estos hábitos a diario. La clave está en centrarse en los que tienen un efecto más importante. Si sueles ver programas de televisión nocturnos, limitar tu exposición antes de acostarte influirá de forma positiva en la calidad de tu sueño. Si trabajas a turnos, es posible que no puedas seguir un patrón de sueño constante, pero sí puedes asegurarte de que tu entorno sea lo más acogedor posible (sin ruidos ni exposición a la luz).

Lo qué debes saber sobre el CBD y el sueño

Los suplementos son un remedio muy popular para los problemas del sueño. Son fáciles de administrar y se pueden adaptar incluso a las agendas más apretadas. La categoría de los suplementos también incluye nuestro cannabinoide favorito: el CBD. Al igual que la melatonina, la valeriana y el magnesio, no parece que el CBD mejore de forma directa la calidad del sueño, al menos, por sí solo. Dicho esto, como parte de un enfoque equilibrado, podría ser un aliado importante para conseguir una buena noche de descanso.

Un mecanismo que une todos nuestros sistemas biológicos, como los que influyen directamente en el sueño, es el sistema endocannabinoide. Afortunadamente para nosotros, el CBD desempeña un papel fundamental en la modulación del SEC, sus receptores y su eficiencia en general.

Varios estudios preclínicos indican que podría existir un vínculo entre el consumo de CBD y el ciclo de sueño-vigilia de nuestro cuerpo. Si estás intentando combatir problemas de sueño, una de las primeras cosas que deberías hacer es establecer un patrón de sueño adecuado (y constante). El CBD no solo puede contribuir a este equilibrio, sino que además podría ayudar de forma indirecta con algunas de las causas de la falta de sueño que hemos señalado antes.

La clave de una buena vida: un sueño de calidad y sentirse descansado/a

No podemos negar la importancia de una buena noche de descanso, y la mayoría de las veces, lo único que se necesita son unos pequeños cambios de estilo de vida para que tu cuerpo vuelva a la normalidad. Pero, nunca está de más obtener una ayuda extra, y así es como el CBD encaja en el ámbito de los problemas del sueño.

Dada su ausencia de toxicidad y sinergia natural con otros suplementos para dormir, como la melatonina, no hay duda de que puede ser un suplemento ideal para tu rutina de bienestar. Si estás cansado/a de no dormir lo suficiente, es hora de darle a tu mente y cuerpo el descanso que se merecen. El CBD está aquí para ayudarte a conseguir ese importantísimo estado de equilibrio.

¿Qué producto necesito?
As Seen On: