Hablemos sobre sexo y CBD

Publicado el:

Para muchas personas, pasar un rato disfrutando sexualmente de uno mismo, solo o acompañado, puede ser una tarea complicada. A menudo no es cuestión de falta de deseo, sino de tener el cerebro sobrecargado. Muchas parejas y trabajadores llevan vidas frenéticas y complejas. Añadamos a eso un par de redes sociales y la capacidad de ponerse en contacto con cualquiera al instante, y entonces de repente se vuelve muy difícil despejar la mente y disfrutar de nosotros mismos. Y aunque no pertenezcas a una de estas categorías, ¿quién no querría tener experiencias sexuales más relajadas e íntimas?

El CBD podría ayudarte justo a eso, a disfrutar de una experiencia más íntima con tu pareja. O puede incluso que simplemente a relajarte de verdad antes de experimentar placer sexual. Esto no es cuestión de escenarios forzados o de planificar una tarde entera para concentrarse, sino de un enfoque mucho más holístico. El CBD se puede incorporar de manera natural y discreta a tu vida sexual a través de una serie de aplicaciones. Disponible en formato líquido o en cápsulas, hay un método que se adapta a cada tipo de consumidor.

LA RELACIÓN QUÍMICA ENTRE EL ORGASMO HUMANO Y LA PLANTA DEL CANNABIS

¿Cómo puede estar el cannabis relacionado con la forma en que sentimos y las reacciones químicas que se producen cuando tenemos un orgasmo? La respuesta reside en algo que se encuentra en el interior de todos los seres humanos, el sistema endocannabinoide. Se trata de una compleja red de vías neuroquímicas situadas en el cerebro, el sistema nervioso central y los órganos periféricos. Cuando los cannabinoides, los componentes clave del cannabis, estimulan estas vías, se pueden producir toda una serie de efectos positivos.

Es esta manipulación del sistema endocannabinoide la que ha despertado el interés de los científicos. Un experimento publicado el año pasado en el The Journal Of Sexual Medicine tenía por objetivo investigar los niveles de endocannabinoides en sujetos masculinos y femeninos sanos antes y después de masturbarse hasta alcanzar el orgasmo. Los endocannabinoides son los cannabinoides que nuestros propios cuerpos producen de forma natural. Resulta interesante observar que los científicos descubrieron que se producía un aumento del endocannabinoide 2-AG (2-araquidonilglicerol) después de que los participantes en el estudio tuvieran un orgasmo.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que efectivamente, el sistema endocannabinoide juega un papel fundamental en la respuesta sexual humana. No obstante, son necesarios más estudios para establecer el papel que el 2-AG desempeña cuando se libera como parte del placer sexual. La manipulación de esta respuesta a través de los cannabinoides podría poner en marcha el proceso, permitiendo a los consumidores replicar esa reacción química "de recompensa".

LOS RECEPTORES CANNABINOIDES CB1 Y CB2

La complejidad del sistema endocannabinoide se debe a la manera en que se estimula. La estimulación se realiza a través de los receptores que hay a través del sistema, denominados CB1 y CB2. Cada receptor es responsable de distintas reacciones químicas, y ambos responden de forma distinta dependiendo de dónde se encuentren en el cuerpo. Ahora sabemos que la anandamida y el 2-AG juegan un papel en las "consecuencias gratificantes de la estimulación sexual y el orgasmo", lo que nos muestra la importancia del sistema endocannabinoide a la hora de facilitar sensaciones de placer.

ALIVIA LA ANSIEDAD SEXUAL Y EL ESTRÉS

Comprender el sistema endocannabinoide está muy bien, ¿pero cuáles son las aplicaciones prácticas para reducir el estrés y la ansiedad? La sensación de estar estresado trae consigo una serie de emociones. Al estar estresado, tanto el miedo como la preocupación y la vergüenza se pueden hacer visibles, inhibiendo la capacidad natural del cuerpo para liberar compuestos químicos como la anandamida y el 2-AG. Como sabemos que ambos cumplen un papel esencial a la hora de experimentar placer, es imperativo que tratemos de deshacernos de este estrés y ansiedad para sentirnos realmente íntimos y cercanos con nuestras parejas y con nosotros mismos.

El CBD, un fitocannabinoide que se encuentra en la planta del cannabis, se lleva la atención en este caso. Este cannabinoide es conocido por aliviar el estrés, pero sin que conlleve ninguna de las propiedades psicoactivas asociadas al THC. Para muchos, las experiencias sexuales bajo la influencia de una sustancia psicoactiva no son lo ideal, mientras que el CBD hace que los participantes tengan el control total, pero sin rastro de ansiedad.

MEJORA LA COMUNICACIÓN Y LOS PENSAMIENTOS VÍVIDOS

Aunque el sistema endocannabinoide desempeña un papel en las experiencias agradable, son el sistema de inhibición sexual y el sistema de excitación sexual quienes regulan el deseo sexual. La interacción exitosa entre estos dos sistemas es lo que mucha gente describe como "estar de humor", el deseo de mantener relaciones sexuales. Como sus propios nombres indican, el sistema de inhibición sexual está diseñado para inhibir nuestro deseo sexual, mientras que el sistema de excitación sexual tiene la finalidad de incentivarlo.

La mejora en la comunicación y en la intimidad son responsabilidad del fortalecimiento de nuestro deseo. Con ese fin, es esencial reducir la activación de nuestro sistema de inhibición sexual. El estrés en realidad fortalece las capacidades represoras del sistema de inhibición, evitando que aparezca el de excitación.

MEJORAR Y REVITALIZAR

Además de lo mencionado con anterioridad, existen muchos otros factores que pueden tener un impacto en el disfrute sexual. Uno de ellos es la disfunción eréctil, que a menudo es consecuencia de un flujo sanguíneo debilitado y de daño en el tejido. Una influencia potencial en la disfunción eréctil es el desarrollo de una toxina llamada dioxina. Como resultado de elecciones alimentarias y de ciertas influencias medioambientales, la eliminación de la dioxina del cuerpo solo puede ser beneficiosa. Pese a lo distinto que sabemos que es el CBD, este también puede ayudar al cuerpo a limpiar la dioxina, limitando su presencia prolongada a nuestras células adiposas.


Cibdol