¿Se pueden obtener recetas de CBD?

Publicado el:

La Organización Mundial de la Salud, OMS, es miembro del Grupo de Desarrollo de las Naciones Unidas. Su misión es promover el avance de la salud pública, la seguridad alimentaria, una dieta saludable, la salud ocupacional y combatir el abuso de sustancias, además de establecer nuevas normas para el desarrollo y la divulgación de descubrimientos, publicaciones y redes científicas.

Fundada en Ginebra, Suiza, en 1948, ha desempeñado un papel muy importante en la erradicación de la viruela y la reducción de otras enfermedades transmisibles, como el VIH/SIDA, el ébola, la malaria y la tuberculosis.

Desde el 2016, la OMS cuenta con un total de 194 estados miembros, que son casi la totalidad del planeta. Solo está excluido el principado de Liechtenstein, aunque a menudo está representado por Suiza.

¿ES EL CBD SEGURO?

Es probable que se empiecen a recetar productos de CBD en un futuro no muy lejano. En diciembre de 2017, el Comité de Expertos en Farmacodependencia de la Organización Mundial de la Salud publicó un informe de prerevisión de 27 páginas sobre el cannabidiol (CBD).

En este informe preliminar, la Comisión aboga por la completa eliminación de la clasificación actual del CBD, en su forma pura, como sustancia controlada. Y deja claro que el potencial médico del CBD está sobradamente demostrado. Si bien aún no recomienda el CBD como un tratamiento médico, reconoce las crecientes pruebas empíricas y teóricas.

Declaran que "la variedad de trastornos para los que se ha evaluado el CBD es muy diversa y está en consonancia con sus propiedades neuroprotectoras, antiepilépticas, ansiolíticas, antipsicóticas, analgésicas, antiinflamatorias, antiasmáticas y antitumorales".

Todavía queda mucho por establecer en cuanto a su eficacia y eficiencia farmacocinética y farmacodinámica, pero el principal argumento en defensa del cese de su restricción está relacionado con una completa ausencia de evidencia de daños contra la salud pública, potencial de uso indebido y recreativo, y efectos secundarios negativos.

En junio del 2018, la Comisión publicará un informe exhaustivo en el que analizará con más detalle las diversas formas en que se produce y administra el CBD.

¿Podría ser este informe la primera guía internacional para el consumo medicinal del CBD?

¿CUÁL ES LA NORMATIVA ACTUAL SOBRE EL CANNABIDIOL?

Cada vez más países están relajando sus normativas en relación con los productos de CBD. A la cabeza se encuentran EE.UU., Reino Unido, Australia, Canadá y Suiza. Esperemos que el informe de junio del 2018 de la OMS allane el camino para una reforma total.

Aquí tienes una lista de países donde los productos de CBD no están controlados por las autoridades. Ten en cuenta que las leyes cambian, así que comprueba bien la situación en tu país.

Alemania, Argentina, Austria, Bélgica, Belice, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, China, Colombia, Costa Rica, Croacia, Chipre, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Georgia, Grecia, Guatemala, Guam, Hong Kong, Hungría, India, Irlanda, Islandia, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Antillas Neerlandesas, Irlanda del Norte, Noruega, Países Bajos, Paraguay, Perú, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Rumanía, Rusia, Eslovenia, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Estados Unidos, Islas Vírgenes y Uruguay.

El CBD no es psicoactivo, y su consumo se considera seguro. Pero el CBD es solo uno de los numerosos cannabinoides que están presentes en el cannabis. El cannabis es ilegal principalmente por el componente psicoactivo del THCA descarboxilado, el ácido tetrahidrocannabinólico. Es la planta de cannabis y sus derivados lo que está controlado por las autoridades, no el CBD de manera específica.

El THC es el responsable del consumo recreativo de la marihuana y de su potencial de abuso. Aunque el THC también tiene un gran potencial médico, cualquier cosa que contenga THC por encima de cierto nivel podría estar quebrantando la ley, dependiendo de la jurisdicción.

El cáñamo es técnicamente cannabis, con trazas de THC, y su producción es legal para las industrias de celulosa y fibra.

El problema es que los extractos comerciales profesionales y de grado de laboratorio en los que se ha eliminado el THC por completo, son algo relativamente nuevo en nuestra sociedad. La inmensa mayoría de países no están preparados para esta novedad y no tienen cláusulas específicas relacionadas con estas tinturas, aceites, cremas tópicas, e-líquidos y comestibles no psicoactivos.

¿QUÉ PRUEBAS HAY DE QUE EL CANNABIS TIENE POTENCIAL MÉDICO?

Para empezar, este informe de la Organización Mundial de la Salud, que representa un cambio paradigmático en relación a la legalidad de la literatura tanto anecdótica como revisada por pares.

Para los que no tengan formación científica, funciona así: para que un hallazgo o teoría científica sea reconocida y aceptada, se debe llevar a cabo un estudio que después tiene que ser publicado en revistas científicas revisadas por pares. Los mejores expertos en la materia juzgarán la calidad de la metodología empleada en estos artículos, así como el rigor de los modelos matemáticos y estadísticos aplicados. Una vez que pasa este estricto control de calidad, el estudio se publica para que lo lea el resto de la comunidad científica. Pero un estudio solo se considera probado una vez que alguien replica el experimento utilizando la misma metodología y logrando exactamente los mismos resultados. Cuando esto ocurre, ya no se considera una teoría, sino que se convierte en un hecho científico. La ciencia consiste en obtener resultados reproducibles.

Estas revistas y publicaciones académicas revisadas por pares suelen estar sujetas al escrutinio privado de universidades, hospitales, laboratorios y centros de investigación. Los hallazgos más avanzados y vanguardistas no suelen ser de libre acceso. Pero a medida que pasa el tiempo, aumentan los conocimientos, y se publican más trabajos, cada vez más estudios se ponen a disposición del público en general.

Google tiene una herramienta fantástica para agregar búsquedas. Si vas a https://scholar.google.com, podrás ver lo que está disponible en estos momentos, tanto de forma gratuita como de pago.

Por ejemplo, escribe "CBD" y "epilepsia". En la columna de la izquierda, selecciona "desde 2018" y verás los hallazgos más recientes. En el momento de escribir esta entrada, hay 43 artículos dedicados a este tema publicados solamente en el primer mes del 2018.

El 3 de enero del 2018, un artículo titulado "Cannabidiol for drug-resistant seizures in the Dravet syndrome" fue publicado en el Journal of Pediatrics And Child Health. Para resumir sus conclusiones, hemos elegido esta frase: "La reducción de las convulsiones es clínicamente relevante".

El 10 de enero del mismo año, se publicó otro artículo en The Pharmaceutical Journal con el título de "Cannabis for epilepsy: is there enough evidence of efficacy?"

Está claro que las pruebas son innegables y siguen aumentando. Esperemos que el 2018 sea el año en el que se revalúe el CBD y los legisladores redefinan su clasificación. Sigue siendo muy difícil llevar a cabo investigaciones con CBD porque en muchos países es técnicamente ilegal, y los comités éticos de investigación y de las universidades no permiten su uso por temor a represalias.

El CBD se encuentra en una zona gris entre la moralidad y el imperio de la ley. Es necesaria una reforma urgente de su perspectiva actual.


Cibdol