¿Qué es la THCV?

¿Qué es la THCV?

La THCV es uno de los más de 100 cannabinoides producidos por la planta de cannabis. Actualmente, los científicos están investigando la molécula para conocer sus posibles efectos terapéuticos. Las investigaciones aún se encuentran en fases tempranas, pero de momento el cannabinoide ya ha mostrado algunas propiedades interesantes. A continuación, ¡te explicamos más detalles sobre la THCV!

¿Qué es la THCV?

La THCV, o tetrahidrocannabivarina, es un pariente cercano del THC y comparte una estructura molecular similar. Ambos cannabinoides se unen a los receptores CB1 del **sistema endocannabinoide. La THCV y el THC actúan como agonistas de estos receptores, lo que significa que aumentan la tasa de activación. Los receptores CB1 se encuentran por todo el sistema nervioso central y están asociados con los efectos psicoactivos de los cannabinoides. Sin embargo, a diferencia del THC, la THCV ejerce un efecto dependiente de la dosis en estos receptores.

Las dosis bajas de THCV bloquean los receptores CB1 y podrían inhibir el efecto psicoactivo del THC. En cambio, las dosis elevadas parecen activar estos receptores y producir un efecto psicoactivo. El "colocón" producido por la THCV es diferente al del THC; los efectos duran menos tiempo y son más lúcidos y estimulantes.

La THCV también aborda los receptores CB2 del sistema endocannabinoide. Estos receptores están situados por todo el sistema inmunitario y parecen desempeñar un **papel modulador en modelos de enfermedades inflamatorias.

En la mayoría de cepas de cannabis, la THCV es un cannabinoide menor. Sin embargo, aparece en cantidades relativamente grandes en ciertos quimiotipos de cannabis sudafricanos. Los criadores también han logrado desarrollar variedades con un contenido de THCV del 16% en peso seco.

La THCV todavía guarda muchos secretos inexplorados. Nos encontramos en los comienzos de la ciencia cannábica y, para tener una idea clara del efecto de la THCV, es necesario realizar ensayos en humanos. De momento, dependemos de las investigaciones en células y animales para obtener pistas sobre el potencial de esta molécula. Veamos algunos posibles efectos secundarios de la THCV y después revisaremos las últimas investigaciones.

Efectos secundarios

No sabemos mucho acerca de los efectos de la THCV en humanos. Por tanto, la ciencia aún no está familiarizada con los posibles efectos secundarios. Teniendo en cuenta que la THCV (en dosis elevadas) puede activar los receptores CB1, tiene sentido que pueda compartir algunos posibles efectos secundarios del THC. Estos incluyen: ansiedad, paranoia, boca seca, ojos rojos, pérdida de memoria a corto plazo, aumento de la frecuencia cardíaca y un tiempo de reacción más lento.

¿Qué dicen las investigaciones?

¿Qué es la THCV?

No es ninguna sorpresa escuchar que la THCV pueda tener potencial terapéutico. Al fin y al cabo, todos los cannabinoides estudiados hasta ahora parecen ser prometedores en un ámbito u otro. La THCV no es ninguna excepción, y las investigaciones iniciales muestran que este cannabinoide podría ayudar con la supresión del apetito, convulsiones, inflamación y enfermedades neurodegenerativas.

La THCV podría promover la pérdida de peso mediante la supresión del apetito. El THC es famoso por estimular el apetito y, aunque este mecanismo podría ser útil para algunas afecciones, la THCV puede usarse para lograr el efecto contrario. Al bloquear los receptores CB1, la THCV reduce la sensación de hambre. Esto sugiere que el cannabinoide podría usarse en el futuro para tratar trastornos alimentarios. Además, esta molécula podría ayudar a quemar grasas. Las investigaciones han mostrado que la THCV puede reducir la grasa corporal a la vez que aumenta el consumo de energía en ratones.

Según los investigadores, se sabe que el sistema endocannabinoide juega un papel importante en la regulación del peso corporal y el metabolismo. Actualmente, se están llevando a cabo ensayos de fase I en humanos para determinar la inocuidad y tolerabilidad de la THCV.

La THCV también parece producir efectos anticonvulsivos. Esta molécula podría sumarse a otros cannabinoides, concretamente al CBD, para tratar trastornos como la epilepsia. La investigación preliminar publicada en la revista Epilepsia analizó el efecto de la THCV sobre un modelo de convulsiones en tejido cerebral de rata. El cannabinoide redujo considerablemente la actividad asociada con la epilepsia. Los investigadores concluyeron que la THCV podría tener una posible aplicación terapéutica en el tratamiento de estados hiperexcitables.

En estudios con animales se ha observado que la THCV tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias. Un estudio de 2010 administró el cannabinoide a ratones para probar su efecto sobre la hinchazón de la pata trasera. Los investigadores encontraron que la THCV logró disminuir el dolor y aliviar la inflamación, posiblemente mediante la activación de los receptores CB1 y CB2.

La THCV también podría ser un posible tratamiento para las enfermedades neurodegenerativas. Al administrar THCV a modelos animales de la enfermedad de Parkinson (EP), los investigadores concluyeron que “dadas sus propiedades antioxidantes y su capacidad para activar los receptores CB2 y bloquear los receptores CB1, la Δ9‐THCV tiene un perfil farmacológico prometedor para retrasar el avance de la enfermedad en la EP y también para mejorar los síntomas parkinsonianos". Los investigadores también consideran que el receptor CB2 es una diana farmacológica prometedora para enfermedades neurológicas como el Alzheimer. Por tanto, la THCV podría ser una opción de tratamiento en el futuro.

Situación legal

En cuanto a la legislación, la THCV se encuentra en una especie de limbo jurídico. Esta molécula no está ampliamente reconocida o específicamente prohibida, pero es ilegal por defecto en varios lugares. La Ley de Sustancias Psicoactivas del Reino Unido prohíbe cualquier sustancia capaz de producir un efecto psicoactivo, criminalizando así a la THCV. El gobierno de Estados Unidos no clasifica explícitamente la THCV como sustancia de la Lista 1. Sin embargo, el "extracto de marihuana" se considera ilegal a nivel federal, lo que también ilegaliza la posesión de THCV. Pero, a pesar de la legislación federal, el cannabis es legal en muchos estados de EE.UU. y, en estas regiones, la gente puede comprar productos con un contenido elevado de THCV en dispensarios legales.

¿Qué producto necesito?
As Seen On: