9 cosas que debes saber sobre la extracción con CO₂

Publicado el:

¿Qué es la extracción con CO₂?

La extracción con CO₂ es un proceso sofisticado que utiliza el gas natural CO₂ para extraer ciertos compuestos de una gran variedad de sustancias. En Cibdol estamos inmensamente orgullosos de poder transmitir los beneficios de la extracción con CO₂ a todos nuestros productos. Pero no te fíes solamente de nuestra palabra. Sigue leyendo para descubrir 9 cosas que hay que saber sobre la extracción con CO₂, como sus beneficios, seguridad y aspectos únicos.

1. La extracción con CO₂ no se puede realizar en casa

A menos que te sobren miles de euros. El equipamiento y la maquinaria que se necesitan para la extracción con CO₂ son altamente especializados. El proceso completo requiere de varios tanques de almacenamiento, compresores, calentadores, extractores y un condensador. Sin embargo, el resultado es un método industrial de extracción de materias primas ecológicamente seguro.

2. Este proceso se utiliza para más productos de los que crees

Ya lo hemos mencionado con anterioridad, no solo las plantas de cáñamo se pueden aprovechar de la extracción con CO₂. También se utiliza para el café, la vainilla, el té, la fruta, los perfumes, el tabaco, las especias y el lúpulo. Piensa en la última vez que preparaste una tarta. Lo más seguro es que utilizaras extracto de vainilla, un posible producto de la extracción con CO₂. Este tipo de extracción de compuestos es seguro, limpio, y causa daños mínimos al medio ambiente.

3. El CO₂ se considera un producto natural

Seguramente hayas oído hablar del dióxido de carbono o CO₂. Nuestros cuerpos producen este gas de forma natural cuando exhalamos. Es incoloro, inodoro y existe en la atmósfera de la tierra. Las plantas también lo utilizan para hacer la fotosíntesis y, sin CO₂, nuestro planeta no sería muy acogedor.

4. El CO₂ puede ser un gas y un líquido

Sabemos que suena raro, especialmente cuando acabamos de decir que el CO₂ existe en la atmósfera de la tierra. Sin embargo, si este gas se somete a ciertas condiciones, puede transformarse en líquido. Llenará recipientes igual que el gas, pero con la densidad de un líquido. Y lo mejor es que el CO₂ se puede volver a convertir en gas una vez terminado el proceso de extracción, sin dejar ningún rastro.

5. Para que el CO₂ sea "supercrítico" se necesita una combinación de presión y temperatura

Para tener CO₂ supercrítico, primero debes transformarlo en líquido. Esto se hace manteniendo una temperatura por debajo de los -69°C y una presión de 75 libras por pulgada cuadrada. Para recrear la presión necesaria sin la ayuda de máquinas, tendrías que viajar a las profundidades más recónditas del océano. Una vez que el CO₂ se ha transformado en líquido, debemos reducir la presión y aumentar la temperatura a unos -32°C, para que se vuelva supercrítico. Dadas estas condiciones específicas, es comprensible por qué hace falta un equipo especializado.

6. No produce toxinas ni productos químicos

La extracción con CO₂ no utiliza solventes inflamables ni con base de petróleo. Además, dado que el gas está condensado al finalizar el proceso, no deja ningún resto de CO₂. En los compuestos extraídos no quedan partículas residuales, y se acaba con un producto mucho más limpio y puro como resultado.

7. La extracción con CO₂ ofrece un control total

Es una de las principales ventajas de la extracción con CO₂, especialmente cuando se usa para aislar cannabinoides. Cuando se encuentra en estado supercrítico, se puede ajustar su solubilidad en función de la presión. De esta forma, el líquido podrá conservar compuestos específicos al pasar a través del material vegetal. En el caso del cáñamo, es posible aislar cannabinoides y terpenos concretos.

Cuando estos compuestos hayan pasado por las distintas etapas de la extracción, el CO₂ se puede reconvertir en gas por medio de la condensación, dejando intactos los compuestos originales. El carácter delicado de la extracción con CO₂ permite un mayor control en comparación con otros métodos más volátiles como la extracción con butano.

8. Se obtiene un producto más limpio y seguro

La ausencia de productos químicos tóxicos no es lo único que hace que la extracción con CO₂ sea enormemente beneficiosa. Cuando se aplica al cáñamo, existe el riesgo de que haya moho o insectos en el material vegetal. Al fin y al cabo, se trata de una planta que crece en la naturaleza, por lo que estos factores son casi inevitables. Cuando el cáñamo se somete a las distintas etapas de la extracción con CO₂, se destruyen las bacterias, los hongos y los ácaros.

9. La extracción con CO₂ abre nuevas vías de investigación

Al permitir la obtención de unos parámetros específicos, los compuestos que de otra forma se destruirían con los métodos tradicionales de extracción, se conservan gracias a la extracción con CO₂. La eficacia de este proceso permite que los científicos aíslen cannabinoides previamente desconocidos o que no habían sido estudiados.

Gracias a la separación de los distintos compuestos, podemos analizar cada cannabinoide de forma individual y en combinación con otros. El resultado es una gran variedad de posibles tratamientos a base de diversas combinaciones de cannabinoides.

Mantente al día. Inscríbete para recibir nuestro boletín.

¿Qué producto necesito?