Cannabis medicinal y EII: ¿qué dice la investigación?

Publicado el:

    Vivir con EII

    Quienes conviven con la enfermedad intestinal inflamatoria (EII) lo hacen con el conocimiento de que no hay cura para la enfermedad, al menos por ahora. La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, divididas en dos tipos de enfermedades, pueden causar molestias intensas, diarrea, cansancio y pérdida de peso involuntaria. Se espera que ambas afecciones afecten a millones de personas en todo el mundo y que los diagnósticos aumenten incluso en los países desarrollados.

    CBD and IBD

    El impacto de la EII no solo afecta al cuerpo. Mentalmente, los enfermos se sienten aislados y solos, ya que los síntomas impiden que muchos puedan socializar libremente y realizar sus actividades cotidianas. Por desgracia, uno de los grupos demográficos más afectados son los adolescentes y los niños. Aproximadamente una cuarta parte de todos los diagnósticos de EII son menores de 20 años.

    Dada la falta de cura para la afección, el objetivo al tratar la EII es reducir la frecuencia y la gravedad de los síntomas. Esto se logra con diferentes grados de éxito. No todos los profesionales de la salud tienen las evidencias y las investigaciones necesarias para proporcionar asesoramiento sobre tratamientos holísticos cuando los medicamentos tradicionales fallan.

    El sistema endocannabinoide y la EII

    Un campo de estudio que se está mostrando particularmente prometedor es el uso de cannabis medicinal en el tratamiento de la EII. En la actualidad, los tratamientos se basan en medicamentos diseñados para ralentizar o reducir la reacción del sistema inmunológico. Aunque esto puede funcionar, no está libre de efectos secundarios significativos. En comparación, los efectos secundarios asociados con el cannabis medicinal son generalmente bien tolerados y menos graves que los de los medicamentos farmacéuticos.

    La relación entre la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa y el cannabis medicinal es complicada. Los testimonios anecdóticos han apoyado durante mucho tiempo el concepto de que el cannabis alivia los síntomas de la EII. Sin embargo, en el momento en que varios estudios de caso salieron a la luz, nuestra comprensión de los mecanismos que se estaban llevando a cabo era insuficiente. Todavía teníamos que entender las complejidades del sistema endocannabinoide.

    Desde entonces, se han llevado a cabo varios estudios utilizando modelos de ratas para entender la relación entre nuestro sistema endocannabinoide y la EII. La colitis ulcerosa causa inflamación intensa en el colon. El Journal of Clinical Investigation determinó que nuestro "sistema cannabinoide endógeno protege contra la inflamación del colon". Los autores llegaron a la conclusión de que el sistema endocannabinoide estaba intrínsecamente ligado a los procesos biológicos que tienen lugar cuando la inflamación se produce en el colon. Al modular una respuesta del sistema endocannabinoide, se redujo la irritación muscular por inflamación.

    CBD and IBD

    Otro estudio también apoyó la idea de que nuestro sistema endocannabinoide desempeña un papel en las funciones gastrointestinales. Los resultados demostraron que el endocannabinoide anandamida (AEA) podría utilizarse para proteger el intestino contra la inflamación. Los investigadores reconocieron que "aunque los resultados eran prometedores, se necesitan más estudios para determinar el papel de las vías cannabinoides en la inflamación intestinal".

    Cannabis para la enfermedad inflamatoria intestinal

    Con el apoyo de cada vez más testimonios anecdóticos y los hallazgos preliminares de estudios basados en ratas, los investigadores tuvieron el incentivo y la base teórica para explorar el impacto del cannabis medicinal sobre la EII en la fisiología humana.

    El Instituto de Gastroenterología y Hepatología del Centro Médico Meir en Israel completó una revisión de los estudios sobre la EII y el cannabis medicinal para identificar cualquier correlación entre los resultados. Israel está a la vanguardia de la investigación médica sobre el cannabis, puesto que allí, algunas de las mentes científicas más importantes del mundo tratan de descubrir el potencial de los cannabinoides y de nuestro sistema endocannabinoide. 

    La revisión constó de tres estudios separados. El primero fue un estudio observacional con 30 pacientes que habían sido diagnosticados con la enfermedad de Crohn (EC). Se comprobó que el cannabis presentaba "mejoras en la actividad de la enfermedad" y "una reducción en el consumo de otros medicamentos".

    El segundo estudio descubrió que 10 de cada 11 pacientes que tomaban cannabis experimentaron una disminución en la actividad de la EC. En el grupo controlado con placebo, solo 4 de cada 10 pacientes vieron una reducción similar. Como dato alentador, los resultados también indicaron que 5 de los 11 pacientes del grupo de control del cannabis entraron en remisión completa.

    El estudio final utilizado como referencia se centró explícitamente en la eficacia del cannabinoide CBD. Aunque los resultados no fueron tan favorables en comparación con el cannabis medicinal, la importancia del CDB no se ha perdido por completo.

    CBD and IBD

    CDB y EII

    El CBD se considera un tratamiento terapéutico debido a su toxicidad increíblemente baja. Se ha comprobado que hasta 500mg no provoca efectos secundarios perjudiciales. En 20 participantes, todos diagnosticados con la enfermedad de Crohn, a cada uno de ellos se les administró o bien CBD y aceite de oliva o simplemente aceite de oliva. A ambos grupos se les pidió que tomaran 5 mg dos veces al día durante 8 semanas. Después del ensayo de 8 semanas, se concluyó que el CDB era seguro pero ineficaz para reducir los síntomas de la EC.

    ¿Significa eso que debemos descartar por completo el CDB? No exactamente. La dosis usada en este ensayo en particular era extremadamente baja, sobre todo en comparación con el límite de 500mg. Lo que esta investigación sugiere es que la dosis es un factor importante a la hora de analizar la relación entre los cannabinoides y las enfermedades de la EII. Los investigadores del Centro Médico Meir también reconocieron este dato tan importante. Concluyeron que era necesario realizar más estudios para establecer los cannabinoides específicos y la dosis óptima "para maximizar los efectos beneficiosos".

    De la misma manera que no sabemos qué causa el desarrollo de las enfermedades de la EII, no sabemos el alcance completo del potencial de los cannabinoides, nuestro sistema endocannabinoide y cómo puede ayudar a tratar la EII. El desafío consiste en reconstruir lo que se ha demostrado, aislando cada variable hasta llegar a una conclusión definitiva.

    Mantente al día. Inscríbete para recibir nuestro boletín.

    ¿Qué producto necesito?