Insomnio y CBD

Publicado el:

Todos somos conscientes de la importancia de dormir bien. Desafortunadamente, los problemas de sueño son cada vez más frecuentes en la sociedad moderna. A continuación, analizamos la magnitud de trastornos del sueño como el insomnio y los efectos que pueden tener sobre nuestra salud y bienestar.

LOS PROBLEMAS DE SUEÑO SON CADA VEZ MÁS COMUNES ENTRE ADULTOS

La expresión "trastornos del sueño" es muy amplia. Existen todo tipo de problemas relacionados con el sueño, y todos ellos afectan a la persona de manera diferente, produciendo distintos efectos y síntomas. Sin embargo, los trastornos del sueño son cada vez más habituales, especialmente entre adultos.

En los EE. UU., por ejemplo, entre 50 y 70 millones de adultos tienen algún tipo de trastorno del sueño, según la American Sleep Association. Estos incluyen problemas como quedarse dormido involuntariamente durante el día, o durante determinadas actividades (como conducir).

El insomnio, sin embargo, es en gran medida el trastorno del sueño más común que afecta a los adultos. Aproximadamente el 30% de los adultos de los EE. UU. afirman que padecen episodios de insomnio de corta duración, mientras que aproximadamente el 10% sufre de insomnio crónico.

El insomnio, en su sentido más básico, es un caso grave de falta de sueño. Puede afectar la capacidad de una persona para quedarse dormida o permanecer dormida, así como hacer que no se sienta descansada por las mañanas. El tratamiento del insomnio depende en gran medida de la comprensión de las causas subyacentes de dicha afección, que pueden variar.

Algunos pacientes, por ejemplo, pueden simplemente tener hábitos de sueño poco saludables. Al cambiar estos hábitos, deben ser capaces de entrar en un ritmo de sueño sano. Otros pacientes, sin embargo, pueden experimentar insomnio como síntoma de una afección subyacente más grave, como ansiedad o depresión.

Otro trastorno del sueño muy común que afecta a los adultos es la apnea del sueño, que sufre hasta el 20% de las mujeres adultas y hasta el 30% de los hombres en los Estados Unidos. La apnea del sueño es un problema muy grave y, si no se trata, puede aumentar el riesgo de ataques cardíacos, glaucoma y trastornos conductuales y cognitivos.

¿QUÉ PASA CUANDO NO DUERMES LO SUFICIENTE?

Otra tendencia creciente que afecta los patrones de sueño de los adultos es la falta de sueño en general. De hecho, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU., más de un tercio de los adultos estadounidenses no duermen lo suficiente.

Según la American Sleep Association, los adultos necesitan entre 7 y 9 horas de sueño cada noche. Sin embargo, las estadísticas muestran que hasta un 40% de los adultos no llegan a cubrir esa necesidad. Las investigaciones muestran que esta tendencia ha ido en aumento en los últimos años; por ejemplo, en la década de 1940, los adultos dormían alrededor de 8 horas por la noche. Hoy, ese número ha caído a 6,8, según encuestas recientes.

De hecho, la privación de sueño es tan común, especialmente entre adultos jóvenes, que es a menudo una fuente de memes y otras bromas en internet. Sin embargo, los efectos de la privación crónica del sueño están lejos de ser un tema para reírse.

Cuando no se duerme lo suficiente, se pueden presentar síntomas agudos a corto plazo como irritabilidad, dolores de cabeza y lentitud o tiempos de reacción más largos. También es posible cometer más errores en el trabajo o en los estudios, o incluso experimentar impedimentos del habla como resultado de no dormir (al igual que ocurriría con un exceso de alcohol).

Otros efectos comunes a corto plazo de la privación del sueño incluyen deterioro de la memoria y dificultad para concentrarse. En efecto, numerosas investigaciones con estudiantes también mostraron que la privación de sueño afecta directamente a la capacidad de aprender y retener información.

Pero esto no acaba ahí; la privación de sueño también puede aumentar el riesgo de sufrir una serie de problemas de salud más graves.

Los estudios muestran que las personas que no duermen lo suficiente con frecuencia sufren de desequilibrios hormonales que se han relacionado con el aumento de peso, lo que, como todos sabemos, puede llevar a una gran variedad de problemas de salud diferentes.

Otros estudios han demostrado que las personas que duermen poco también sufren de presión arterial alta, así como una frecuencia cardíaca elevada. Las investigaciones también sugieren que la privación de sueño puede causar un aumento en las concentraciones de proteína C reactiva, un indicador de enfermedad cardíaca.

Investigaciones de la década de los 90 también han demostrado que la privación de sueño puede afectar el sistema inmune. Más concretamente, los estudios indican que puede disminuir las defensas del cuerpo contra las infecciones.

También se ha demostrado que la falta de sueño afecta al funcionamiento adecuado del metabolismo, aumentando el riesgo de desarrollar diabetes y otras enfermedades.

CBD Y SUEÑO

Se ha demostrado que el sistema endocannabinoide está directamente involucrado en la mediación del sueño. En 2013, por ejemplo, un estudio publicado en la revista Sleep Medicine se propuso probar la teoría de que los compuestos del cannabis y el cáñamo pueden reducir la ansiedad y estimular el sueño.

Los investigadores controlaron los ciclos de sueño de ratas macho a las que se les administraron varias sustancias químicas, entre ellas un cannabinoide endógeno conocido como 2-AG (o 2-arachidonoylglycerol).

El estudio reveló que el 2-AG aumentaba la activación de la hormona que concentra la melanina y, por lo tanto, aumentaba el sueño REM. También descubrieron que los antagonistas de los receptores CB1 podrían impedir el aumento del sueño REM. Basados en estos resultados, los autores del estudio concluyeron que el sistema endocannabinoide está claramente involucrado en la modulación del sueño, especialmente el sueño REM.

Gracias a sus efectos ansiolíticos y sedantes, además de su capacidad para estimular el sistema endocannabinoide sin producir efectos secundarios, el CBD puede ayudar a conseguir patrones de sueño saludables y restaurar el ritmo circadiano.

MELADOL AL RESCATE

Meladol es un suplemento para el sueño que combina melatonina y CBD. La melatonina es una hormona endógena conocida por su participación en la inducción del sueño y el control del ritmo circadiano humano. Combinado con las propiedades ansiolíticas del CBD, esta mezcla es el suplemento perfecto para cualquiera que necesite recuperar un descanso nocturno profundo.

A diferencia de los medicamentos convencionales para dormir, Meladol no produce ningún efecto secundario. En cambio, es una manera natural de realinear el ciclo de sueño de tu cuerpo y levantarte sintiéndote rejuvenecido y bien descansado. Para obtener más información sobre Meladol y cómo funciona, haz clic aquí.


Cibdol


Productos relacionados