¿Cómo absorbe tu cuerpo el CBD?

Publicado el:

El concepto biodisponibilidad no es tan confuso como parece

En pocas palabras: la biodisponibilidad es la velocidad (y la cantidad) en que los ingredientes activos alcanzan su área objetivo en el cuerpo. Cuanto más rápido absorbe el cuerpo los compuestos, más rápido empiezan los efectos, lo que hace que la biodisponibilidad sea algo clave que tenemos que tener en cuenta cuando consumimos CBD.

Para comprender cómo varía la biodisponibilidad de un producto a otro, es útil establecer una línea base. Una dosis de CBD por vía intravenosa es la única forma de lograr una biodisponibilidad del 100% (casi instantánea y donde todos los compuestos activos alcanzan su área objetivo). Sin embargo, no es aconsejable, ni práctico, administrar CBD directamente al torrente sanguíneo. De todos modos, el cannabinoide se consume de muchas otras maneras.

Hasta ahora, podemos encontrar el CBD en productos tópicos, cápsulas, tinturas, comestibles, líquidos para vapear, supositorios y sprays nasales. Sin embargo, además de las diferencias en sus beneficios, cada producto también va a tener una biodisponibilidad bastante diferente.

El método de consumo de CBD afecta la biodisponibilidad

Si piensas en el trayecto para ir al trabajo, la mayoría de las personas siempre intentan coger la ruta más directa. No solo es la más rápida, sino que significa que llegas al trabajo más fresco. Una dosis de CBD por vía intravenosa es la ruta más rápida al trabajo, sin desvíos ni tráfico, simplemente vía libre. Sin embargo, por cada semáforo, obras viales o desvío, el viaje dura más y más.

El mismo principio se aplica a la biodisponibilidad. Cada obstáculo en el camino (enzimas digestivas, ácido estomacal, tasa de metabolismo) puede afectar a la velocidad y la cantidad de CBD que llega a nuestro torrente sanguíneo. La tasa de absorción más rápida no siempre es la más adecuada para todos los consumidores de CBD. El producto adecuado para ti dependerá de tus necesidades, tu cuerpo y lo que quieres lograr con el CBD. Pero es de gran ayuda familiarizarte con la biodisponibilidad de los diferentes métodos de administración para que puedas estar informado sobre todos los factores que hay en juego.

Métodos de consumo populares y su biodisponibilidad

El consumo por vía oral es posiblemente el método de consumo más popular. Sin embargo, también tiene una de las tasas más bajas de biodisponibilidad: solo el 6-13%. Si quieres mejorar la absorción y la potencia del CBD, puedes intentar consumir aceites o tinturas por vía sublingual. En lugar de tener que lidiar con nuestro sistema digestivo, el consumo por vía sublingual evita estos obstáculos ya que ingresa a través de pequeños capilares debajo de la lengua. Se estima que la biodisponibilidad de la administración por vía sublingual es mucho más alta, aproximadamente del 40-50%.

También hay productos tópicos y líquidos de vapeo a tener en cuenta. Por desgracia, al igual que el consumo por vía oral y sublingual, las tasas exactas de biodisponibilidad son solo estimaciones. Se cree que los productos tópicos tienen una tasa de absorción más baja que el consumo por vía oral, pero los líquidos de vapeo pueden tener una biodisponibilidad de hasta el 80%. Afortunadamente, se están realizando investigaciones sobre la biodisponibilidad exacta de los diferentes métodos de administración, para respaldar las tasas aproximadas de absorción.

El futuro del CBD y la biodisponibilidad.

Dejando un momento de lado los métodos de administración convencionales, los investigadores están trabajando actualmente en algunos progresos interesantes que podrían revolucionar la biodisponibilidad. La nanoemulsión es una técnica que se utiliza (experimentalmente) para mejorar la solubilidad del CBD en agua. Normalmente, el CBD es lipofílico (se disuelve en grasas) e hidrofóbico (repele el agua). Esta característica hace difícil que el cuerpo humano absorba el CBD con facilidad.

La nanoemulsión tiene como objetivo evitar este problema haciendo que el CBD sea soluble en agua y transformando el cannabinoide en partículas de tamaño nano. Una nanopartícula es tan pequeña que puede ser absorbida directamente por las células, sin que tenga que descomponerse antes en el hígado. Para que te hagas una idea de lo pequeñas que son las nanopartículas, una partícula de CBD típica es de 2.000 nanómetros. La nanoemulsión puede reducir esta cifra a tan solo 60-80 nanómetros, lo que permite a las células absorber fácilmente las partículas de CBD y alterar drásticamente la biodisponibilidad del compuesto.

Aunque la biodisponibilidad es algo clave a tener en cuenta, no es el único factor para decidir sobre un producto de CBD. Con tantos métodos disponibles (y más a la vista), es esencial encontrar el que te va bien a ti y a tu cuerpo. Y si no estás satisfecho con los efectos de un producto en particular, ¡hay muchos otros donde elegir!

Regístrate a nuestro boletín y disfruta y consiga un 10% de descuento en un pedido

¿Qué producto necesito?