Cómo hablar con tu médico sobre el CBD

Publicado el:

Hablar con tu médico acerca del CBD no tiene por qué preocuparte

Está claro que el estigma asociado al CBD está desapareciendo, aunque lentamente. No solo se dan cuenta las personas de la diferencia entre el cáñamo y la marihuana, sino que el punto de vista ha cambiado. El interés se ha volcado hacia el potencial terapéutico de los cannabinoides y lo que pueden hacer por las enfermedades mentales y físicas. Si crees que el CBD puede ayudarte de algún modo, no pierdas la oportunidad solo por no hablar con tu médico sobre ello.

Recuerda, el trabajo de un médico no es juzgar o criticar tus puntos de vista sobre tratamientos alternativos. Los médicos están para ayudar a tratar y controlar cualquier enfermedad que puedas tener, a la vez que te aconsejan y orientan. Tu médico tiene tu historial médico completo y, como tal, se encuentra en una posición excelente para argumentar sobre si debes o no consumir CBD. Siendo un compuesto emergente, todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre este cannabinoide, y puede que tu médico te diga algo que tú todavía no habías considerado.

Es fundamental que investigues un poco antes de hablar con tu médico acerca del CBD

Nuestro conocimiento sobre el CBD crece cada día más y, como tal, podemos comprender cada vez más qué efectos terapéuticos puede tener el compuesto. Antes de abordar el tema con tu médico, averigua qué es lo que quieres lograr con el CBD y qué investigaciones, si las hay, respaldan este objetivo. Puedes pasar al siguiente paso: averiguar qué productos de CBD hay en el mercado.

El CBD se puede consumir de varias maneras diferentes, y cada método tiene sus ventajas y desventajas. Los líquidos de CBD para vapeo se pueden inhalar, mientras que las gotas normalmente se toman varias veces al día o debajo de la lengua. También puedes agregar tinturas de CBD a bebidas o alimentos, y algunos productos de CBD tienen componentes adicionales, como liposomas, vitaminas y minerales.

Sería imposible cubrir los pros y los contras de cada producto en este artículo, pero en la web de Cibdol puedes encontrar muchos artículos y descripciones detalladas de los productos que analizan los principales beneficios de cada tipo de producto.

Es imprescindible que revises la situación legal del CBD

Con una idea de por qué quieres consumir CBD y el producto ideal para ello, es hora de que revises el estado legal del compuesto en tu país. En la mayoría de los casos, el CBD derivado del cáñamo comercial es legal para la compra y consumo. Si vives en una zona donde el cannabis medicinal o recreativo está aceptado, asegúrate de comprobar de dónde vienen los productos de CBD antes de confirmar una compra.
Es muy común que las personas y los médicos asuman que al hablar de CBD te refieres a marihuana medicinal. Este no es el caso, ya que los aceites de CBD derivados de cáñamo de buena calidad contienen solo trazas de THC. Aparte de los beneficios del efecto séquito, el CBD producido bajo estas normas no está limitado de la misma manera que cualquier producto derivado del cannabis.

Las interacciones entre medicamentos son posibles con el CBD

Cuando se consume CBD, antes de que las enzimas del hígado lo descompongan para poder llegar al torrente sanguíneo, primero tiene que pasar por el sistema digestivo. No hay nada inusual en esta interacción, ya que así es como el cuerpo procesa gran parte de los medicamentos. Sin embargo, también existe la posibilidad de una interacción entre el CBD y los medicamentos, debido a la forma en que el CBD influye en la enzima del citocromo P450 en el hígado.

El CBD puede inhibir la enzima, reduciendo la velocidad a la que se descomponen otros compuestos y permitiéndoles permanecer en tu sistema durante más tiempo. Esto puede provocar efectos secundarios adversos y debe ser uno de los puntos clave a tratar con tu médico.

Aunque se han observado varias interacciones entre medicamentos y CBD, es imposible saber si el medicamento que estás tomando va a interactuar con el CBD. En algunos casos, disminuir el metabolismo no causará problemas graves, pero tu médico es quien puede darte una respuesta definitiva. El resultado podría ser que mientras tomes CBD, el médico te mande análisis de sangre complementarios para verificar que ciertos niveles de sustancias sean correctos.

No tengas miedo de pedir una segunda opinión

El principal problema con el CBD es que la investigación todavía está en los comienzos y puede que falte conocimiento entre los médicos. Eso no significa que por el hecho de pedir una segunda opinión, consideres a tu médico un incompetente, pero las revistas médicas no ofrecen una lectura fácilmente comprensible, y no sería realista esperar que todos los médicos estén actualizados con los avances relacionados con el CBD. Puede que haya otro médico o algún terapeuta que tenga más conocimiento sobre el CBD y que te pueda dar una respuesta más amplia.

Antes, durante y después de tu cita, lo más importante que debes recordar es que no hay nada de malo en preguntar sobre el CBD. La investigación sobre el compuesto parece favorable y podría ayudar a tu salud. Asegúrate solamente de estar seguro de lo que quieres conseguir con el CBD, y sigue el consejo de tu médico. Desde un punto de vista médico, ellos te conocen mejor, y deben ser siempre el primer punto de contacto en caso de dudas o preguntas acerca del CBD.

Mantente al día. Inscríbete para recibir nuestro boletín.

¿Qué producto necesito?