Todo lo que necesitas saber sobre el CBD y los opioides

Publicado el:

La situación actual tanto en Europa como en EE.UU. muestra un aumento de muertes relacionadas con los opioides y cifras de adicción alarmantes. Aunque son eficaces para tratar el dolor, pueden provocar efectos secundarios graves y, lo que es peor, son increíblemente adictivos. El aumento de la tasa de adicción a medicamentos con receta, es una crisis a la que se están enfrentando científicos y organismos médicos en busca de alternativas. Sigue leyendo para descubrir si el CBD podría ser la respuesta que esperamos.

Los medicamentos opioides se han utilizado durante siglos

Los opioides se encuentran entre los medicamentos más antiguos del mundo, con pruebas de su consumo ya en la Edad de Piedra. Desde entonces, historiadores y arqueólogos han encontrado pruebas del consumo de opioides entre varias civilizaciones muy importantes. Si avanzamos hasta la actualidad, el uso de medicamentos opioides es igual de frecuente. Entre los analgésicos opioides legales y sintéticos están la morfina, la metadona, la oxicodona y el fentanilo, extremadamente potente. La heroína también es un opioide, pero, es ilegal a nivel mundial.

Los opioides se han usado a nivel medicinal en Occidente desde el siglo XIX gracias a sus cualidades anestésicas y altamente eficaces para aliviar el dolor. Sin embargo, hay que advertir sobre su eficacia; entre los efectos secundarios se encuentran la sedación, náuseas, depresión respiratoria y estreñimiento, por mencionar algunos. Combinada con una tasa elevada de adicción, su extremada potencia es una receta para el desastre.

La adicción a los opioides está aumentando

Un informe de 2017 del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías destacó lo grave que se ha vuelto la situación. Las muertes por sobredosis de drogas en Europa han aumentado por tercer año consecutivo, atribuyendo la heroína a muchos casos. La situación en América del Norte es quizás peor, ya que experimenta "una morbilidad y mortalidad considerable, asociadas al uso indebido de opioides con receta". Es innegable que el uso indebido de opioides y la adicción son dos problemas increíblemente complejos, pero lo que resaltan es una necesidad evidente de alternativas de tratamiento.

Las opciones alternativas deben cumplir dos frentes: primero, una forma no adictiva de aliviar el dolor, y segundo, un medicamento que pueda rehabilitar pacientes y apoyar el tratamiento de la adicción a los opioides. Antes de descubrir cómo el CBD podría ser un tratamiento alternativo para abordar estos dos problemas, vale la pena comprender cómo interactúan los opioides con el cuerpo humano.

¿Qué hacen los opioides y cómo funcionan?

Los opioides actúan uniéndose a los receptores opioides en nuestro sistema nervioso central y periférico, así como en nuestro tracto gastrointestinal. Una vez que se unen a un receptor, actúan directamente sobre el SNC reduciendo la sensación de dolor o, en caso del sistema digestivo, reduciendo la actividad motora y la respuesta al estrés.

Factores como el tipo de opioide, su potencia, la ubicación del receptor y si es un agonista o antagonista de ese receptor, desempeñan un papel en el posible resultado biológico. Con investigación suficiente, podríamos aprender a controlar las reacciones que se producen. En la actualidad, hay pruebas que respaldan el desarrollo de una tolerancia a los opioides. Con el paso del tiempo, puede ser necesario aumentar la dosis para proporcionar al paciente un alivio del dolor, lo que provoca efectos secundarios más graves y un aumento de la probabilidad de adicción.

El CBD podría ayudar a hacer frente a la crisis de opioides en varios frentes

Si comprendemos cómo funcionan los opioides y los riesgos que conlleva su consumo frecuente, es fácil ver lo necesarias que son las alternativas de tratamiento. A través de numerosos estudios se ha observado la relación entre los cannabinoides, el sistema endocannabinoide y el dolor agudo o crónico. Hay una gran cantidad de receptores cannabinoides asociados a nuestro sistema nervioso, y se cree que estas interacciones entre los receptores y los cannabinodes podrían ser una gran alternativa a los medicamentos opioides tan potentes.

Se ha descubierto, en un modelo de roedor realizado por el Laboratorio de Neurociencia Integrativa, que el CBD "suprime el dolor inflamatorio crónico y el dolor neuropático sin causar el desarrollo de una tolerancia analgésica aparente. Sin embargo, eso resolvería solamente la mitad del problema. Faltaría encontrar medicamentos no opioides para combatir la adicción a ellos.

Afortunadamente, el CBD también podría solucionar eso. Un artículo en su fase inicial sobre el cannabidiol como tratamiento para la adicción, descubrió que el CBD tiene el potencial de "inhibir la conducta de búsqueda de droga". El artículo tuvo en cuenta las investigaciones preclínicas con animales y los ensayos clínicos con humanos, pero reconoció que se necesitaba "investigación adicional" para establecer la eficacia del CBD como intervención terapéutica en la recaída de opioides.

Los tratamientos alternativos son muy necesarios

Es de vital importancia que los tratamientos alternativos para el dolor no supongan la misma gravedad en cuanto a efectos secundarios y que tengan índices de adicción mucho más bajos. La alternativa perfecta sería una que fuese ampliamente accesible, segura y con un potencial mínimo de consumo abusivo. Afortunadamente, cada vez hay más aceptación de los cannabinoides y de su potencial medicinal, y parecen encajar perfectamente con los requisitos básicos para alternativas a los opioides. La mayoría de ellos se toleran muy bien y, en el caso del CBD, "no muestra efectos de un posible potencial de abuso o dependencia", según la Organización Mundial de la Salud.

Tanto los cannabinoides como los opioides funcionan a partir de un principio similar: interactúan con receptores que desencadenan reacciones biológicas. Dado que su efecto en el cuerpo es un mundo aparte, es esta similitud en sus mecanismos lo que hace que los cannabinoides sean una alternativa muy viable como tratamiento para la adicción a los opioides. Como parte de un programa terapéutico integral, la investigación anterior indica que los cannabinoides como el CBD podrían utilizarse para romper el ciclo de adicción asociado con los opioides.

Solamente con más investigación y una mayor aceptación de los tratamientos a base de cannabinoides, podremos determinar su verdadero potencial para combatir la adicción y el control del dolor

Mantente al día. Inscríbete para recibir nuestro boletín.

¿Qué producto necesito?