Prevención De Enfermedades No Transmisibles, La Pandemia De Nuestra Era

Publicado el:

¿Qué es una enfermedad no transmisible (ENT)?

Puede que ENT o enfermedad no transmisible no sea un término que resulte familiar para la mayoría. Lamentablemente, la realidad es que casi todos conocemos a alguien que ha sufrido un ataque al corazón, un derrame cerebral, cáncer, asma o diabetes. Las ENT pertenecen a una categoría de trastornos que se desarrollan durante largos períodos de tiempo. En 2008, se produjeron 57 millones de muertes en el mundo, de las cuales 36 millones fueron atribuidas a enfermedades no transmisibles. Y se espera que esta cifra aumente de forma continuada.

¿Lo peor de todo? Existen numerosos factores de riesgo, a pesar de que su eliminación es relativamente sencilla. El tabaco, el sedentarismo y una dieta poco saludable aumentan drásticamente el número total de fallecimientos. Sin embargo, con pequeños cambios, las muertes por cáncer y otras enfermedades crónicas se pueden reducir hasta en un 40%. Las estadísticas publicadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) destacan lo que ya sabíamos, pero con un telón de fondo sumamente mórbido. La vida de comodidades y excesos mata.

ENT: la pandemia de nuestra era

chronic disease infographic

Además de las estadísticas de la OMS, se ha publicado un editorial exclusivo que pone de manifiesto cómo las ENT se han convertido en las mayores causas de mortalidad del planeta. Durante mucho tiempo, las enfermedades infecciosas causaban la mayoría de las muertes en el mundo. Sin embargo, a medida que la ciencia y la medicina avanzaron, también lo hizo nuestra capacidad para afrontar estas afecciones. Estos avances hicieron la vida de la sociedad occidental mucho más fácil, pero entonces apareció una nueva causa de muerte. La rápida expansión de las economías desarrolladas junto con el aumento de los costes médicos, han permitido que estas enfermedades crónicas sean alarmantemente comunes. El 87% de muertes en las economías desarrolladas son el resultado de una ENT. No se trata de un problema exclusivo de un país. Nos afecta a todos.

La magnitud de este problema es abrumadora, pero si la dividimos en partes más manejables, podremos formular un plan de acción. El consumo de tabaco es el principal factor de riesgo, algo que los gobiernos y la sociedad han puesto mucho esfuerzo en combatir recientemente. Sin embargo, después del tabaco, el segundo factor de riesgo más común es la dieta occidental. Afortunadamente, varias partes del mundo han adoptado una dieta que no solo les permite vivir más, también de una forma más saludable. Aquí puedes leer más sobre este tema.

El estilo de vida moderno

Las repercusiones de la vida moderna (las decisiones que tomamos sobre cómo vivir nuestra vida) son muy importantes. En el caso de las ENT, un estilo de vida poco saludable es uno de los principales factores contribuyentes. El NCBI cita varias formas en las que este estilo de vida repercute en múltiples ámbitos de nuestra existencia. La OMS calcula que "el 60% de los factores relacionados con la salud y la calidad de vida del individuo están relacionados con el estilo de vida".

supermarket

Se han identificado nueve factores contribuyentes que tienen un enorme impacto sobre nuestra salud, tanto física como mental. Son la dieta, el estudio, la aplicación de la tecnología moderna, el sexo, la drogodependencia, el ocio, el abuso de medicamentos, el ejercicio y el sueño. En la mayoría de los casos, se unen varios de estos factores, lo que agrava los potenciales problemas de salud. La dificultad reside en ser capaz de hacer malabares con todas estas categorías. Y si a esto le sumamos un trabajo o el cuidado de una familia, la microgestión de todos los aspectos necesarios para llevar un estilo de vida sano se vuelve sumamente complicada. En su lugar, deberíamos fijarnos en las causas de los nueve factores y comprobar si existe una característica común en la que poder centrarnos.

Ya hemos analizado en detalle los efectos perjudiciales del estrés. Sin embargo, cuando nos fijamos en la causa fundamental de varios de los nueve factores mencionados, el estrés aparece repetidamente. Por lo tanto, en lugar de intentar hacer malabares, sería más beneficioso y natural centrarnos en el manejo del estrés. Cuando mantenemos nuestro estrés bajo control, la adopción de un estilo de vida saludable es mucho más sencilla.

Y lo mismo puede decirse de las ENT. En vista de esta situación, las enfermedades no transmisibles son muy numerosas, e intentar promover un estilo de vida que las evite todas sería imposible. En cambio, debemos centrarnos en la causa principal. Sabemos que la inflamación crónica es el precursor de varios de los trastornos categorizados como ENT.

Inflamación crónica: a un paso de las ENT

hourglasses

La inflamación crónica se produce cuando nuestra respuesta inflamatoria no se detiene, a pesar de haberse tratado la infección inicial. Si se ignora, la inflamación acumulada podría conducir a la aparición de diabetes, hipertensión y cardiopatías. Se trata de unir los puntos entre las distintas enfermedades y efectuar cambios que prevengan múltiples factores de riesgo. Para combatir la inflamación crónica, los cambios que hay que hacer en nuestros hábitos cotidianos son menos de los que se necesitan para evitar las enfermedades no transmisibles. Al reducir el tamaño del enemigo, se aumenta la probabilidad de vencerlo.

Todos los caminos conducen al mismo remedio. Un estilo de vida poco saludable puede provocar inflamación crónica, que tiene el potencial de convertirse en una ENT. La inflamación crónica es mucho más fácil de prevenir a base de pequeños cambios en nuestra dieta y estilo de vida. Y en comparación, el efecto beneficioso sobre nuestra salud es enorme.

Nuevos estudios sobre el CBD arrojan cierta luz sobre el control de la inflamación crónica

Aunque la dieta por sí sola ayuda a prevenir la inflamación crónica, siempre es ventajoso disponer de apoyos. En este caso, varias investigaciones identifican el CBD como un potente antiinflamatorio y un compuesto fundamental para combatir la inflamación crónica.

El resto de este artículo son citas de estudios que destacan algunos de los adelantos conseguidos. Si bien estos estudios no son del todo concluyentes, ni representan la opinión de Cibdol, cada documento es un testimonio del fantástico potencial del CBD.

Los cannabinoides como nuevos fármacos antiinflamatorios

Los investigadores señalan que "los cannabinoides inhiben la respuesta inflamatoria y posteriormente atenúan los síntomas de la enfermedad", y añaden: "Los cannabinoides pueden inhibir directamente el crecimiento de tumores o suprimir la inflamación y la angiogénesis tumoral".

Prakash Nagarkatti, Rupal Pandey, Sadiye Amcaoglu Rieder, Venkatesh L. Hegde y Mitzi Nagarkatti

Autor para la correspondencia: Departamento de Patología, Microbiología e Inmunología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Sur, Columbia, SC 29208, EE.UU., [email protected]

El sistema endocannabinoide: un nuevo agente clave de la inflamación 

El resumen de este análisis menciona que "la complejidad de lo que podría llamarse el 'endocannabinoidomo' requiere de un enfoque que tenga en cuenta sus dinámicas e interconexiones con otros sistemas reguladores. Este endocannabinoidomo continúa ofreciendo posibilidades de prevención e intervención, pero un enfoque de objetivos múltiples podría ser la única clave para el éxito".

Witkamp R.1, Meijerink J.

Autor para la correspondencia: Departamento de Nutrición Humana de la Universidad de Wageningen, Holanda.

El cannabidiol transdérmico reduce la inflamación y los comportamientos relacionados con el dolor en ratas con artritis 

Esta vez, los investigadores han descubierto que "estos datos indican que el CBD de aplicación tópica tiene potencial terapéutico para la mitigación de la artritis, los comportamientos relacionados con el dolor y la inflamación, sin efectos secundarios evidentes".

D.C. Hammell,1,a L.P. Zhang,2,a F. Ma,2 S.M. Abshire,2 S.L. McIlwrath,2 A.L. Stinchcomb,1. y K.N. Westlund 2.

Autor para la correspondencia: 1. Departamento de Ciencias Farmacéuticas de la Escuela de Farmacia de la Universidad de Kentucky, Lexington, KY, 40536-0082, EE.UU.
2. Departamento de Fisiología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Kentucky, Lexington, KY, 40536-0298, EE.UU., [email protected]

El cannabidiol protege las células progenitoras oligodendrocitos de la apoptosis producida por la inflamación mediante la reducción del estrés del retículo endoplásmico 

Otro estudio concluye que "el CBD protege las CPO de los estímulos inflamatorios y la apoptosis, de forma independiente a los receptores cannabinoides".

M. Mecha, A. S. Torrao, L. Mestre, F. J. Carrillo-Salinas, R. Mechoulam y C. Guaza

Autor para la correspondencia: Cell Death & Disease. Volume3, page 331 (2012).

Buscador de productos