¿Cuál es la diferencia entre el cáñamo biológico y el sintético?

Publicado el:

A medida que el CBD se convierte en una fuerza dominante en las industrias nutracéuticas y farmacéuticas de todo el mundo, surge una importante distinción entre productos: ¿cuál es la diferencia entre los creados a partir de cáñamo biológico y los que provienen de cáñamo sintético? Aunque a simple vista esta cuestión podría parecer trivial, se trata de uno de los factores más importantes a la hora de determinar la calidad de los suplementos de CBD.

En Cibdol nos hacen a menudo esta pregunta. Y todos nuestros productos de CBD, desde nuestros aceites dorados hasta nuestro líquido liposomal, se obtienen exclusivamente de nuestro cáñamo orgánico biológico.

ECHEMOS UN VISTAZO AL CÁÑAMO BIOLÓGICO

Vayamos al grano, ¿cuál es la diferencia entre el cáñamo biológico y el sintético? El cáñamo biológico o industrial es un cultivo casi tan antiguo como la propia civilización, y que ha sido empleado por culturas como la de la antigua China debido a sus fibras para fabricar cuerda y ropa, así como por sus diversos fines terapéuticos. El cáñamo biológico es un derivado de la especie Cannabis sativa, y se le conoce habitualmente por no contener prácticamente ningún THC, el cannabinoide psicoactivo predominante. Por eso la industria del cáñamo se centra fundamentalmente en producir material para su uso industrial, o para el aceite de CBD y de semillas de cáñamo.

En cuanto se ha invertido más tiempo, energía y economía en la investigación continua del cannabis y de los suplementos cannabinoides, se ha descubierto que el entorno fitonutriente de las plantas es significativamente más potente cuando se retienen todos sus componentes. Por ejemplo, además del CBD, el cáñamo contiene terpenos, que son hidrocarburos aromáticos responsables de atraer polinizadores, así como de aportar potencialmente numerosas funciones fisiológicas al ser consumidos. Cuando el CBD y los terpenos trabajan en sintonía, al parecer crean sinergias. Este concepto se explica de forma más detallada mediante el "efecto séquito", una teoría que ha revolucionado el desarrollo de los suplementos con cannabinoides. Muchos creen que al retener un complejo de componentes de "toda la planta", los suplementos de CBD pueden ser sustancialmente más efectivos.

¿QUÉ ES EL CÁÑAMO SINTÉTICO?

El cáñamo sintético, como su nombre sugiere, no es una planta biológica que crezca de forma natural, sino que la producen científicos en el entorno de un laboratorio. Podemos observar el cáñamo sintético de dos maneras. Existen numerosos productos de cáñamo sintético con fines industriales, y pueden adoptar forma de cuerda, bolsas y otros materiales útiles. Tales productos no tienen nada que ver en absoluto con los suplementos de CBD ni con los cannabinoides.

Cuando la mayoría de la gente habla de cáñamo sintético se refiere en realidad a cannabinoides sintéticos agonistas de receptores. Empleados por la industria farmacéutica y en actividades ilegales, los cannabinoides sintéticos se han revelado en los últimos años como un avance tecnológico tan prometedor como peligroso. Por un lado, los cannabinoides sintéticos se pueden entender como una respuesta potencial a los bajos niveles de CBD que suelen aparecer en el cáñamo. Pero también cuenta con numerosas desventajas.

LOS ÚLTIMOS AVANCES

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, por ejemplo, ha aprobado el uso de medicamentos como el Marinol, que está creado a partir de formas sintéticas del cannabinoide psicoactivo THC. Este medicamento se utiliza para tratar a pacientes que padecen una serie de enfermedades. El Marinol contiene dronabinol, una versión sintética del THC. A pesar del apoyo médico que ha recibido, a menudo se menciona que el Marinol ofrece un alivio bastante limitado a los pacientes, y se sabe que produce efectos secundarios desagradables. Muchos creen que esto se debe a la falta de compuestos vegetales de apoyo en el medicamento.

Además, los cannabinoides sintéticos se han ganado una reputación dudosa debido al aumento de la circulación de drogas ilícitas. A diferencia del cannabis psicoactivo, que nunca ha provocado una sobredosis letal, muchas formas de cannabis sintético como "K2" y "Spice" suponen un auténtico riesgo para quienes los consumen, pudiendo incluso provocar la muerte. Algunos de los efectos adversos conocidos de los cannabinoides sintéticos incluyen sensaciones de inquietud, náuseas y corazón acelerado. Como los cannabinoides biológicos, los cannabinoides sintéticos son agonistas de los receptores en el sistema endocannabinoide. Estas sustancias pueden hiperestimular los receptores CB1 y CB2, lo que provoca que algunos consumidores acaben envenenados dependiendo de la dosis y de otros factores determinantes.

En este momento, los cannabinoides sintéticos constituyen el mayor grupo de sustancias que está siendo vigilada por el sistema de alerta temprana de la UE. Pese a ello, parece que el consumo de cannabinoides sintéticos tanto en Europa como en los Estados Unidos ha decaído desde la aparición de estas drogas ilegales a mediados de la década pasada. Un estudio ha revelado que el porcentaje de adolescentes de entre 17 y 18 años se ha visto reducido de un 11,4% en 2011 a solo un 5,8% en 2014.

Dado que el CBD no es psicoactivo, no se vende como droga en la calle. Sin embargo, sigue habiendo motivos para la preocupación en torno a los efectos secundarios y a la ineficacia de los aislados de CBD prácticamente puros, así como de otros cannabinoides sintéticos. Si bien hay muchas conjeturas sobre qué es cierto y qué no, las evidencias anecdóticas y preclínicas apoyan la idea de que los suplementos de la planta entera son superiores a los aislados de cannabinoides en ciertos aspectos.

LOS BENEFICIOS DEL ACEITE DE CBD A PARTIR DE CÁÑAMO BIOLÓGICO

El aceite de CBD obtenido a partir de cáñamo biológico se presenta como un suplemento potente y no psicoactivo que sirve de apoyo para una sólida salud dietética. Al consumir aceites creados a partir de extractos de la planta entera, puedes estar seguro de que los preocupantes efectos secundarios asociados con los cannabinoides sintéticos no se manifiestan.

En cambio, al escoger qué aceites biológicos adquirir, existen algunos factores relevantes que deberías tener en cuenta. Para poder aislar el CBD, hay que extraerlo del cáñamo. Aunque hay numerosos métodos para hacerlo, la extracción con CO₂ es una de las "más limpias", ya que no deja residuos a su paso y no es tóxico. En Cibdol, nuestra misión es estar a la vanguardia del mercado del CBD, allanando el camino a técnicas novedosas y beneficiosas para aprovechar los cannabinoides y crear aceites de CBD dorados de gran calidad. Todos nuestros aceites se extraen de material de toda la planta, incluidas las flores, para proporcionar la máxima potencia. Además, los productos se analizan cuidadosamente en nuestras propias instalaciones y por parte de agentes externos, por lo que puedes tener la confianza de que tu aceite de CBD cumple con los estándares de calidad más estrictos.


Cibdol