Análisis detallado de los receptores cannabinoides

Análisis detallado de los receptores cannabinoides

¿Qué son los receptores cannabinoides?

Los receptores cannabinoides son uno de los tres componentes principales del sistema endocannabinoide, junto a los endocannabinoides y sus enzimas. Estas estructuras actúan como puntos de unión para los endocannabinoides y los fitocannabinoides externos. Al activarse, los receptores cannabinoides generan vías de señalización celular que impulsan diversos cambios fisiológicos.

Las células, como las neuronas, tienen varios tipos de receptores en su superficie. Sin embargo, una molécula debe ser la adecuada para unirse a un determinado receptor, como una cerradura y su correspondiente llave. Estas moléculas que "encajan" a la perfección se conocen como ligandos de dicho receptor.

Como su nombre indica, solo los cannabinoides pueden unirse a los receptores cannabinoides. Al hacerlo, provocan cambios en las células a nivel local, así como otras alteraciones más generalizadas mediante la modificación de las sustancias químicas que libera una determinada célula.

Los receptores cannabinoides son conocidos como receptores acoplados a proteínas G (GPCR). Estos receptores se encuentran en la membrana de la célula en estado inactivo. Durante este tiempo, la llamada proteína G permanece unida al lateral del receptor dentro de la célula. Cuando un ligando hace contacto, la proteína G asociada con el receptor inicia los primeros cambios que tendrán lugar en el interior de la célula.

Un análisis más profundo de los receptores cannabinoides

Existen dos principales receptores cannabinoides: CB1 y CB2. Sin embargo, la investigación también plantea la existencia de un tercer receptor cannabinoide "huérfano", conocido como GPR55, al que también se unen los endocannabinoides.

El sistema endocannabinoide desempeña un papel muy importante en el mantenimiento de la homeostasis (el equilibrio biológico) del cuerpo humano, y los receptores cannabinoides contribuyen a esta función.

Esta red global ayuda a regular otros sistemas corporales, como el nervioso, el endocrino y el inmunológico. Los receptores cannabinoides de estas zonas participan en la función de "regulador maestro" del sistema endocannabinoide.

Vamos a analizar los dos principales receptores cannabinoides, su función dentro del cuerpo, y cómo les afecta el CBD.

Análisis detallado de los receptores cannabinoides

Receptores CB1

Los receptores CB1 se encuentran sobre todo en el cerebro. Están presentes en zonas como el hipocampo, el hipotálamo y la amígdala. Estas zonas receptoras también ocurren en las siguientes zonas:

• Sistema nervioso central
• Sistema nervioso periférico
• Sistema Inmune
• Tracto gastrointestinal
• Músculos esqueléticos
• Hígado
• Sistema reproductivo
• Sistema cardiovascular

Los receptores CB1 se concentran principalmente en las terminaciones nerviosas presinápticas y se activan cuando los endocannabinoides viajan "hacia atrás" - de forma retrógrada - a través de la hendidura sináptica.

Este insólito modus operandi contribuye a la función reguladora del sistema, permitiendo que los endocannabinoides y los receptores cannabinoides cambien las señales entrantes de las neuronas descendentes.

Varios fitocannabinoides, endocannabinoides y cannabinoides sintéticos se unen a los receptores CB1 como agonistas, lo que significa que los activan causando cierto tipo de acción.

Los endocannabinoides anandamida (AEA) y 2-araquidonilglicerol (2-AG) se unen a los receptores CB1 con diferentes niveles de potencia. La AEA se une como agonista parcial con una afinidad alta, mientras que el 2-AG lo hace como agonista completo con una afinidad entre baja y moderada.

Como principal compuesto psicoactivo de la marihuana, el THC se une al receptor CB1 para inducir un efecto psicotrópico. Al hacerlo, ejerce su efecto sobre las emociones, la recompensa y el procesamiento de la memoria.

Toda una serie de cannabinoides sintéticos también tienen la capacidad de unirse a los receptores CB1.

Cuando un ligando se une a los receptores CB1, puede producirse una gran variedad de cambios fisiológicos. Regido por la liberación de ligandos, el receptor CB1 está implicado en numerosas funciones importantes, como:

• Aprendizaje, memoria y cognición
• Recompensa y la adicción
• Sueño
• Neuroprotección
• Metabolismo energético
• Vasodilatación
• Función cardiaca
• Señalización del dolor
• Remodelado óseo
• Presión intraocular

Receptores CB2

Los receptores CB2 están mucho menos extendidos que sus homólogos CB1. Estos receptores se encuentran principalmente en las células del sistema inmune, como las microglias, los osteoclastos y los osteoblastos. También están presentes en las neuronas del sistema nervioso.

La presencia de receptores CB2 en el sistema inmunitario indica que estas zonas tienen un papel regulador en dicho sistema. Hasta ahora, la activación de estos receptores ha demostrado ser muy prometedora en el tratamiento de enfermedades inflamatorias en modelos animales.

Varios fitocannabinoides y endocannabinoides actúan como ligandos de los receptores CB2. Y son:

• AEA
• 2-AG
• THC
• CBN
• Cariofileno (un terpeno producido por las flores del cannabis)

Al igual que ocurre con los receptores CB1, varios cannabinoides sintéticos también activan estas zonas receptoras.

La activación de los receptores CB2 también desempeña un papel importante en el mantenimiento de la homeostasis del cuerpo humano. La investigación señala que estas zonas podrían ser el objetivo de tratamientos futuros para combatir:

• Dolor agudo
• Dolor inflamatorio crónico
• Dolor neuropático
• Neuroinflamación
• Neurodegeneración
• Esclerosis múltiple
• Enfermedad de Huntington
• Enfermedad intestinal inflamatoria
• Cirrosis hepática

¿Cómo influye el CBD sobre los receptores cannabinoides?

El CBD influye en ambos receptores CB1 y CB2. Aunque la investigación aún no ha determinado de forma concluyente su mecanismo de acción, el CBD ha demostrado actuar como modulador alostérico, antagonista débil y agonista inverso de los receptores cannabinoides.

Básicamente, esto significa que el cannabidiol podría bloquear o interferir con estos receptores hasta cierto grado, y además cambiar la forma en la que responden a otros ligandos.

Es posible que el CBD active de forma indirecta los receptores CB1 al incrementar el nivel del ligando AEA. Este cannabinoide impide que las enzimas descompongan la AEA y detiene la reabsorción de los endocannabinoides.

El CBD funciona como un agonista inverso de los receptores CB2, lo que significa que reduce la actividad del receptor. Este mecanismo podría hacer que el CBD influya en las células inmunitarias de forma beneficiosa.

El CBD también podría antagonizar el tercer receptor cannabinoide recién descubierto, pero esta hipótesis exige una investigación más precisa.

¿Qué producto necesito?
As Seen On: