Cómo combatir el estrés laboral

Publicado el:

Los efectos del estrés laboral

Nuestro cuerpo está diseñado para afrontar situaciones estresantes, pero el estrés constante y prolongado afecta gravemente la salud física y mental. El estrés puede aumentar el ausentismo laboral, disminuir la productividad y causar una pérdida de motivación. Todo esto agrava aún más el estrés al que está sometido un individuo. La clave está en aprender a romper el ciclo, detectando cuándo la respuesta corporal al estrés se ha convertido en un hecho cotidiano, en lugar de una reacción útil.

Lidiar con el estrés no suele ser fácil, pero esto no significa que debas aceptar los efectos que te produce el estrés crónico. Mantener una buena salud física, a través de una dieta equilibrada y haciendo ejercicio de forma regular, es un gran modo de mejorar tu capacidad para afrontar el estrés. Pero no hace falta que pases horas en el gimnasio. La clave está en hacer las cosas de forma equilibrada, especialmente cuando el volumen de trabajo aumenta repentinamente debido al cierre del año, y tu estado de ánimo se ve afectado por el mal tiempo.

El SEC y el estrés

Afortunadamente, en nuestro cuerpo todos tenemos un sistema biológico diseñado mantener el equilibrio: el sistema endocannabinoide (SEC). Curiosamente, el Departamento de Psicología de la Universidad de Columbia Británica propuso que el sistema endocannabinoide “puede combatir los efectos del estrés prolongado”.

Esta afirmación va de la mano con las evidencias que muestran que el CBD (un cannabinoide presente en el cáñamo) actúa sobre el SEC, ejerciendo “efectos beneficiosos en varias afecciones patológicas”. En este sentido, cada vez se están desarrollando más estudios para averiguar cómo la estimulación del SEC con CBD podría ser beneficiosa para las patologías relacionadas con el estrés crónico.

Consejos útiles para lidiar con el estrés laboral

Hacer ejercicio y llevar una dieta sana pueden ayudar a controlar los efectos físicos del estrés, pero combatir los síntomas psicológicos puede ser más complicado. Aquí tienes algunos consejos sencillos que pueden ayudarte.

1. Planifica y prioriza

Incluso para aquellas personas que suelen ser muy organizadas, el caos del cierre del año puede ser muy perturbador. Saber distinguir lo esencial de lo no esencial es fundamental para poder mantenerte al día con el trabajo.

Una vez hayas seleccionado los proyectos secundarios que pueden esperar, no olvides informar a tu jefe o al resto del equipo, fijando un plazo razonable para completar la tarea. De este modo, sentirás que el volumen de trabajo es mucho más manejable y evitarás que tu jefe tenga expectativas poco realistas o sorpresas repentinas.

2. Habla sobre ello

Hablar sobre aquello que te preocupa es realmente importante, especialmente si te sientes estresado. Y, a no ser que seas el único miembro de la oficina, puedes estar seguro de que tus compañeros de equipo se sienten de la misma manera. Y siempre y cuando tu jefe no se vuelva un tirano al final del año, reconocerá la importancia de tener un equipo alegre y motivado.

Coméntales tus preocupaciones respecto al volumen de trabajo y los plazos de entrega. En la mayoría de casos, pueden hacerse concesiones que no perjudiquen tu puesto de trabajo.

3. Dedícate un poco de tiempo

Irte a las Bahamas para relajarte durante dos semanas probablemente no sea una opción realista, pero practicar una meditación profunda durante tan solo diez minutos puede hacer maravillas. También puedes dar un paseo en la pausa para el almuerzo, o tomarte un poco de tiempo al final del día para ver tus series de Netflix favoritas.

4. Date recompensas que te hagan ilusión

Para mimarte, no es necesario tirar la casa por la ventana. Las pequeñas cosas, como salir a cenar con tu pareja, pueden hacer más llevadero el trabajo durante la semana. En lugar de pensar únicamente en el inminente plazo de entrega, estarás ilusionado por un evento, actividad u objeto.

5. Céntrate en lo positivo

Es muy fácil agobiarse con las cosas que van mal, o podrían ir mal, especialmente cuando trabajas bajo presión y con niveles elevados de estrés. Pero, realmente, los logros laborales no son exclusivos de los grandes proyectos; simplemente hay que aprender a reconocerlos.

En las épocas de mucho trabajo, al final de cada jornada intenta pensar en algo que te alegre haber conseguido. Pronto te darás cuenta de que, aunque el volumen de trabajo se haya doblado, estás haciendo progresos.

Aunque estos consejos puedan parecer simples, pueden ayudarte enormemente a conservar la motivación y a mantenerte al día con los plazos para cerrar el año. Puede que solo necesites uno, dos, o todos los consejos mencionados, pero no dudes en combinarlos y descubrir qué funciona mejor para ti.

Regístrate a nuestro boletín y disfruta y consiga un 10% de descuento en un pedido

¿Qué producto necesito?