CBD y cafeína: ¿puedo mezclarlos?

Publicado el:

La cafeína se ha convertido en la pieza clave de la sociedad moderna. Se consume para combatir el cansancio y las exigencias del trabajo, para empezar el día, y además se encuentra en una gran variedad de bebidas, tanto frías como calientes. El problema es, sin embargo, como todo en la vida, que hay que hacerlo con moderación. Aunque la cafeína puede ser beneficiosa en dosis bajas, el exceso de cafeína puede provocar nerviosismo y ansiedad. Sigue leyendo para averiguar cómo puede el CBD contrarrestar estos efectos secundarios.

¿Cómo nos afecta la cafeína?

Los rituales de la mañana son sagrados: una rebanada de pan tostado, un tazón de cereales o una pieza de fruta, son formas estupendas de empezar el día. Sean cuales sean tus preferencias, existe una cosa que una gran mayoría de personas prefiere para empezar el día: la cafeína. Nos ayuda a poner nuestra mente en marcha, a desprendernos del cansancio matinal y a prepararnos para un día ajetreado. De hecho, los rituales matutinos dedicados a la cafeína no son nada nuevo, ya que los historiadores han datado el primer 'té preparado' hacia el 2737 a.C.

La razón de su éxito universal radica en cómo nos hace sentir cuando la consumimos. La cafeína es un estimulante natural derivado de la planta del café y se encuentra en el té, el café y un montón de bebidas energéticas. Sin embargo, la interacción no es tan sencilla como puede parecer. En lugar de actuar directamente, la cafeína inhibe los receptores que se activan a través de un neuroquímico llamado adenosina.

La adenosina es importante debido a su función en la gestión de nuestro ciclo del sueño y la vigilia. Cuando hay liberación de adenosina, se estimula al cuerpo a descansar y a reducir la actividad cerebral. La cafeína actúa impidiendo que los receptores del cerebro se unan a la adenosina. En circunstancias normales, los niveles de adenosina aumentan durante el día hasta que nos vamos a dormir. Con cafeína en nuestro organismo, este ciclo natural se interrumpe, lo que nos hace estar más atentos y concentrados.

¿Cuáles son los beneficios de la cafeína?

Más allá de permitirnos permanecer despiertos durante más tiempo, la cafeína aporta otros beneficios importantes. Al impedir que la adenosina se una a los receptores, permite que los neuroquímicos dopamina y norepinefrina tomen protagonismo. El primero está vinculado a nuestro mecanismo biológico en cuanto al placer y la recompensa con niveles más altos de dopamina asociados a una reducción de la presión arterial y la frecuencia cardíaca. El segundo, la norepinefrina, es el responsable de movilizar el cerebro y el cuerpo para la acción.

Además de los beneficios psicológicos, la cafeína también se relaciona con el hecho de acelerar el metabolismo, mejorar el rendimiento físico y proteger contra enfermedades del corazón. Lo difícil, sin embargo, es mantener la delgada línea entre unas cuantas tazas de café a lo largo del día y sobrecargar el cuerpo con cafeína. Debido a que la cafeína estimula los niveles de dopamina, la sustancia puede ser adictiva. El equilibrio se desestabiliza, y las personas generalmente experimentan síntomas de abstinencia, como dolores de cabeza, migrañas, presión arterial alta, ansiedad y trastornos del sueño. Pero no te preocupes, puede que haya una manera de contrarrestar los efectos secundarios adversos con ayuda del CBD.

¿Cómo interactúa el CBD con la cafeína?

Antes de que podamos entender cómo dos compuestos, desde los extremos aparentemente opuestos del espectro, trabajan juntos, es conveniente que observemos el CBD por separado. El cannabidiol es un compuesto que se encuentra en la especie Cannabis sativa. Al interactuar con el sistema endocannabinoide de nuestro cuerpo, se cree que respalda y estimula una amplia gama de reacciones biológicas. Una de esas interacciones es su potencial para ayudar a reducir la ansiedad a la vez que promueve una disminución leve del dolor y la inflamación.

Aunque son solo una muestra de las capacidades que puede tener el CBD, su potencial para reducir la ansiedad es fundamental, especialmente teniendo en cuenta lo que sabemos sobre los efectos secundarios del consumo excesivo de cafeína. Sin embargo, curiosamente, la colaboración entre el CBD y la cafeína es mucho más compleja que el mero hecho de que el CBD sea capaz de eliminar los efectos secundarios de la cafeína: se cree que ambos compuestos interactúan con los receptores de adenosina mencionados anteriormente.

Cafeína y CBD: ¿la pareja perfecta?

Mientras que la cafeína bloquea la capacidad de los receptores para interactuar con la adenosina, el CBD puede retrasar su capacidad para unirse con la adenosina después de que los efectos de la cafeína hayan desaparecido. Aunque los efectos de la cafeína son intensos, especialmente en dosis elevadas, son de corta duración. El hecho de combinar CBD y cafeína, podría ayudar a aumentar la atención y la concentración durante más tiempo, a la vez que el cannabinoide trabaja para reducir las consecuencias de los efectos secundarios de la cafeína. Nuestro entendimiento de esta asociación única todavía se encuentra en la fase inicial, pero muchas empresas ya están produciendo varios cafés con CBD.

El equilibrio es la clave para cualquier compuesto que altera nuestra forma de sentir, y la cafeína no es una excepción. La forma más fácil de controlar los efectos secundarios de la cafeína es a través de un consumo moderado y, en su lugar, centrarnos en un estilo de vida saludable. Pero si te afecta incluso en dosis pequeñas, o estás apurado por una exigencia del trabajo, la cafeína acompañada del CBD podría ser muy efectiva. Te ofrece un efecto más duradero y reduce el nerviosismo posterior a la cafeína. ¡Marchando un caramel latte sin azúcar!

Mantente al día. Inscríbete para recibir nuestro boletín.

¿Qué producto necesito?