El CBD alivia los síntomas de la diabetes

Publicado el:

La ciencia está investigando los cannabinoides en relación al tratamiento de los síntomas y las causas de la diabetes. El mantenimiento de un sistema homeostático equilibrado parece ser la clave del nuevo tratamiento de esta enfermedad a base de cannabis. Aún no existe una cura, pero se pueden mitigar algunos de sus síntomas con flores y extractos de marihana.

La diabetes es un conjunto de enfermedades metabólicas provocadas por la incapacidad del cuerpo para regular la cantidad de azúcar, especialmente glucosa, que hay en la sangre. Los niveles de glucosa se regulan mediante hormonas como la insulina, que se produce en el páncreas. La diabetes puede causar graves complicaciones a largo plazo, como enfermedades cardiovasculares, derrames cerebrales, o daños en los riñones y los ojos.

EL SISTEMA CANNABINOIDE ESTÁ RELACIANDO CON EL AZÚCAR EN SANGRE

Cada vez más estudios están confirmando las pruebas anecdóticas proporcionadas por enfermos de diabetes y que demuestran que la marihuana tiene efectos beneficiosos. Las propiedades antiinflamatorias del THC y el CBD mitigan la inflamación arterial, un síntoma muy común de la diabetes, mientras que su efecto neuroprotector reduce la inflamación de los nervios y el dolor. Los cannabinoides tambien actúan como vasodilatadores, mejorando la circulación sanguínea y ejerciendo una función antiespasmódica sobre los músculos y el sistema gastrointestinal. El síndrome de las piernas inquietas causado por la diabetes, también podría verse mitigado con el cannabis, haciendo que los enfermos duerman mejor. Unos estudios recientes de laboratorio han demostrado que el sistema endocannabinoide podría ser el encargado de estabilizar el nivel de azúcar en sangre, que es el principal problema de esta enfermedad. Lamentablemente, sólo son investigación de laboratorio; en la actualidad no existe ninguna terapia a base de cannabis contra la diabetes.

LOS RATONES DIABÉTICOS MEJORAN CON LA MARIHUANA

Aunque hacen falta investigaciones clínicas con humanos, los experimentos llevados a cabo en laboratorio han demostrado que existe una firme correlación entre la diabetes y los cannabinoides. Uno de los primeros estudios que evidencian la influencia del sistema endocannabinoide sobre la diabetes fue publicado en el 2006 bajo el título "El cannabidiol reduce la incidencia de diabetes en ratones diabéticos no obesos". Este estudio indica que el CBD inhibe y retrasa la insulitis destructiva y la producción de citoquinas inflamatorias, lo que se traduce en una menor incidencia de la diabetes.

Estos investigadores también hablan de un posible mecanismo inmunomodulador que se activa mediante el CBD. Esta hipótesis está confirmada por otros descubrimientos sobre el cannabidiol y por un estudio que ha descubierto algunos efectos neuroprotectores del CBD en un modelo experimental de diabetes. Otra investigación también ha averiguado que el CBD atenúa la disfunción cardiaca en ratones con miocardiopatía diabética.

Un estudio titulado "La marihuana en el Tratamiento de la Diabetes" se publicó en el American Journal of Medicine en el 2013. En él, se asocia el consumo actual y pasado de cannabis con unos niveles más reducidos de insulina en ayunas, glucosa en sangre, y resistencia a la insulina. Según este estudio, los consumidores de cannabis son menos propensos a la obesidad y tienen un menor índice de masa corporal. Los fumadores de cannabis también presentaron unos niveles más altos de colesterol "bueno", y un menor perímetro de cintura. Otro importante hallazgo de esta investigación es que los consumidores de marihuana parecen tener un mejor metabolismo glucídico que los que no la consumen, lo que en cierto modo confirma los resultados de las pruebas de laboratorio que hemos visto antes.

Uno de los últimos estudios más importantes se llevó a cabo en el 2015, cuando un grupo de científicos liderados por Raphael Mechoulam, conocido por ser el descubridor del CBD, demostró que las propiedades antiinflamatorias del cannabidiol podrían utilizarse para tratar diversas enfermedades, entre las que se incluye la diabetes tipo 2. Y, por último, **una investigación realizada en octubre del 2016 mostró cómo un tratamiento experimental a base de CBD redujo los marcadores de inflamación en la microcirculación del páncreas en ratones. Todos estos estudios concluyen que los compuestos del cannabis desempeñan un importante papel en el control de los niveles de azúcar en la sangre y en el alivio del dolor y otros síntomas de la diabetes. Aún no se sabe cómo elaborar un medicamento a partir de estos hallazgos.

Una investigación realizada en octubre del 2016

ALIVIO DE LOS SÍNTOMAS DE LA DIABETES CON CBD

Fuera de los laboratorios y dentro del hogar de los enfermos de diabetes, encontramos todo tipo de pruebas anecdóticas que demuestran que la marihuana es efectiva para el tratamiento de enfermedades oculares, dolores crónicos, trastornos del sueño y otras dolencias asociadas con la diabetes. La forma en la que se trata al enfermo de diabetes también depende de si sufre otras complicaciones y de su salud en general. Algunos pacientes complementan sus terapias con cannabinoides.

El cannabis puede despertar el apetito en un principio, pero a la larga tiene el efecto opuesto y podría proteger contra la obesidad. Los extractos de cannabis con distintas proporciones de THC, CBD y otros cannabinoides y terpenos, o simplemente sólo con CBD, son beneficiosos para la salud arterial y cardiaca. Estos mismos extractos de cannabis o cáñamo se pueden utilizar para preparar cremas tópicas que alivien el dolor neuropático. Por otro lado, un posible riesgo del consumo de cannabis cuando se padece diabetes es la hipoglucemia, ya que se teme que los niveles de glucosa disminuyan sin que el paciente se dé cuenta, hasta que es demasiado tarde.

Todo tipo de ejercicio llevado a cabo de forma regular, junto a una dieta sana y equilibrada, reduce el riesgo de padecer diabetes y sirve para controlar el nivele de azúcar en sangre de personas con esta enfermedad. Los enfermos de diabetes también deben moderar o abandonar el consumo de alcohol y tabaco.


Cibdol