Cómo funciona el CBD

Cómo funciona el CBD: un análisis más profundo

Aunque los efectos del CBD son de acción rápida, estos se desarrollan a través de una compleja red de receptores celulares, conocida como sistema endocannabinoide o sistema cannabinoide endógeno. Al interactuar directa o indirectamente con receptores del cerebro y del sistema nervioso, el CBD es capaz de influir de forma rápida y efectiva en sensaciones como el estado de ánimo, el dolor y el apetito.

Todo comienza con el sistema endocannabinoide

Para poder ofrecer su gama de efectos terapéuticos, el CBD necesita interactuar con el sistema endocannabinoide del cuerpo. El sistema endocannabinoide tiene una red de receptores situados en las membranas celulares a lo largo del cuerpo, que también se expresan en mitocondrias y núcleos. Esta red interactúa con cannabinoides internos (endocannabinoides) y endocannabinoides externos (fitocannabinoides) con el fin de transmitir señales sinápticas retrógradas y, como consecuencia, influir en los procesos fisiológicos.

Con el tiempo, los investigadores han descubierto que el sistema endocannabinoide es crucial para mantener la homeostasis (el equilibrio entre los elementos del cuerpo). El sistema endocannabinoide también es responsable de la neuromodulación y el desarrollo del sistema nervioso central. Los receptores celulares que componen este sistema se encuentran en el cerebro y el sistema nervioso periférico.

Mediante sus interacciones con el sistema endocannabinoide, cannabinoides como el CBD pueden influir en aspectos como el estrés, el dolor, el estado de ánimo, la memoria y el apetito. Esto se debe a que muchos receptores endocannabinoides están situados en partes del cerebro asociadas a la capacidad cognitiva, el movimiento y la percepción. Los investigadores han empezado a creer que nuestro cuerpo fue diseñado para interactuar con los cannabinoides, y que estos podrían incluso desempeñar una función en nuestro bienestar general.

Los investigadores descubrieron el primer endocannabinoide en el cerebro de un ratón de laboratorio en 1988. En 1933, ya se habían encontrado más receptores en el sistema inmunitario. En 1995, se descubrieron dos tipos de receptores en los humanos, clasificados como receptores CB1 y CB2.

El rol de los receptores CB1 y CB2

Los receptores CB1 y CB2 son los principales objetivos de los cannabinoides. Los cannabinoides son capaces de producir sus efectos gracias a sus interacciones con estos receptores celulares. Todos los cannabinoides interactúan con estos dos receptores de algún modo u otro, ya sea uniéndose a ellos directamente como una llave en una cerradura (como el THC y el CB1), o de forma más indirecta como hace el CBD. Es posible que, a diferencia del THC, la interacción del CBD con el sistema endocannabinoide sea más diversa y compleja. Aunque la relación exacta entre el CBD y los receptores CB1 y CB2 aún se está investigando, se cree que el impacto de este cannabinoide sobre estos dos receptores es mayor de lo que se pensaba en el pasado.

Cómo influye el CBD sobre otros receptores celulares

Donde sí empezamos a tener una mayor compresión sobre los efectos del CBD es en el ámbito de otros receptores celulares. Se sabe que el CBD tiene afinidad con el receptor 5-HT, el PPAR (receptor activado por proliferadores peroxisomales) y el receptor TRPV.

Los receptores de 5-hidroxitriptamina (5-HT) - también llamados receptores de serotonina - son unos receptores acoplados a proteínas, situados en el sistema nervioso central y periférico. La interacción del CBD con estos receptores produce como resultado la liberación de neurotransmisores como la serotonina y glutamina. Existe la opinión generalizada de que la deficiencia de serotonina juega un papel considerable en la depresión y los síntomas depresivos. Un estudio de 2016 descubrió que el CBD produce “efectos antidepresivos rápidos y sostenidos” debido, al menos parcialmente, a “un aumento significativo de los niveles de serotonina y glutamina”.

Los receptores activados por proliferadores peroxisomales (PPAR) se activan directamente por los cannabinoides. Junto a otros receptores, los PPARs desempeñan una función en los efectos analgésicos, neuroprotectores, antiinflamatorios y cardiovasculares producidos por los cannabinoides como el CBD. Investigaciones recientes sugieren que los cannabinoides son escoltados hacia los PPARs mediante proteínas ligantes de ácidos grasos. También hay evidencias de que el CBD tiene el potencial de manipular la expresión genética a través de sus interacciones con el PPAR.

El receptor vanilloide potencial transitorio de tipo 1 (TRPV1) es un receptor celular que juega un papel considerable en el control del dolor y la inflamación. En 2015, un estudio con animales descubrió que la estimulación de los receptores TRPV1 con CBD resultaba en un aumento del umbral del dolor y una reducción de la inflamación articular. Como consecuencia de estos resultados, se cree que los receptores TRPV1 son especialmente importantes para el tratamiento de la artritis con cannabis.

receptores celulares

El rol del CBD en la producción y descomposición de las enzimas

Las investigaciones muestran que el CBD también tiene un rol en la producción de anandamida y el mantenimiento de los niveles de endocannabinoides del cuerpo. Los investigadores creen que el CBD se une a proteínas ligantes de ácidos grasos (FABP), reduciendo el acceso de la anandamida a estas moléculas transportadoras y, por tanto, actuando como una especie de inhibidor de la recaptación de anandamida. Básicamente, esto significa que el CBD tiene el potencial de elevar los niveles de anandamida del cuerpo durante períodos prolongados. Los investigadores creen que este es uno de los factores tras la actual tendencia, en algunos países, de usar CBD para tratar la epilepsia infantil.

El rol fisiológico del CBD

El CBD es capaz de producir una amplia gama de efectos, a través de sus interacciones con varios receptores celulares del sistema endocannabinoide. Los receptores del cerebro y del sistema nervioso trabajan conjuntamente con los cannabinoides, como el CBD, para regular una serie de funciones fisiológicas.

Los efectos del CBD pueden variar entre persona y persona. Esto se debe al hecho que sus efectos son amplios e indirectos, y están catalizados mediante una red compleja de receptores celulares y transmisiones sinápticas. Para más información sobre cómo empezar a usar el CBD, puedes consultar nuestro artículo sobre dosificación del CBD.

¿Qué producto necesito?