¿A qué sabe el aceite de CBD?

Publicado el:

¿Cómo interactúa el CBD con el cuerpo? ¿Es legal? ¿Qué potencial terapéutico tiene? Son todas preguntas esenciales a la hora de probar el CBD por primera vez, pero hay otra que se suele pasar por alto: ¿a qué sabe el CBD? Para saber qué puedes esperarte de cada una de nuestras variedades de aceite de CBD, sigue leyendo.

Las preguntas más simples sobre el CBD son las más importantes

Con la gran variedad de productos de CBD que hay ahora en el mercado, conocer el sabor de cada uno de ellos es fundamental. Lo bueno es que el sabor del aceite de CBD no es malo, pero sí que se describe como un "gusto adquirido". Además, el sabor del aceite de CBD varía según el aceite portador con el que se ha mezclado, y es más difícil de digerir si no se han eliminado todas las impurezas. Hablando desde su posición de "pureza suiza", Cibdol puede decir con confianza que en nuestro aceite de CBD de calidad dorada se han eliminado todas las impurezas.

¿A qué sabe el aceite de CBD?

El sabor es subjetivo, pero por lo general, el aceite de CBD (con aceite de oliva como portador) se describe como un gusto a tierra, pino, turba o hierba. Recuerda que el CBD se extrae de la planta del cáñamo y las fórmulas de espectro completo retienen terpenos y flavonoides esenciales, lo que llamamos "sabores orgánicos".

El tipo concreto de aceite de CBD es un punto de partida excelente para definir el sabor. Mientras que los aceites de CBD de espectro completo retienen más sabores orgánicos, los aislados son mucho menos distintivos. La falta de compuestos adicionales significa que el CBD aislado se puede mezclar con aromas naturales sin sobrecargar las papilas gustativas. Sin embargo, el sabor mejorado va en detrimento del beneficio terapéutico proporcionado por el efecto séquito.

Además de las fórmulas de CBD con aceite de oliva, Cibdol también proporciona aceites de CBD de semillas de cáñamo y de comino negro. El primero tiene un sabor que recuerda a la nuez, gracias a las semillas de cáñamo, mientras que las semillas de comino negro tienen un fuerte sabor a orégano. Luego está nuestra gama de aceites de CBD liposomal a tener en cuenta. Los liposomas permiten una mejor captación de los compuestos esenciales como el CBD, pero a cambio de algo. Mientras que el sabor de otros productos puede describirse como suave, la fórmula liposomal es inconfundible, similar a un aceite de CBD estándar altamente concentrado con un toque de alcohol.

Si no te gusta el sabor del aceite de CBD, no te preocupes

Si ninguna de las opciones mencionadas anteriormente tiene un sabor que te pueda gustar, ¡no te preocupes! Gracias a la versatilidad del aceite de CBD, muchos de ellos se pueden mezclar con bebidas, frías o calientes, para disimular el sabor. Esto no solo hace que el sabor sea más apetecible, sino que es una manera excelente de incorporar el CBD en tu rutina diaria.

Por último, pero no menos importante, están las cápsulas de CBD. Esta opción elimina por completo cualquier problema con el sabor ya que el aceite está contenido en una cápsula de gel. Existen varias alternativas disponibles, por lo que no importa si te encanta o si odias el sabor del aceite de CBD: hay algo para cada paladar, incluido el tuyo.

Mantente al día. Inscríbete para recibir nuestro boletín.

¿Qué producto necesito?