Comprender el fenómeno que llamamos dolor

Publicado el:

El dolor es un fenómeno subjetivo que no entendemos del todo

Pisar un bloque de Lego, tropezar con un dedo del pie en el borde del marco de una puerta, o atraparse el dedo en un cajón. No, no son principios de sketches de comedia. Todas esas situaciones no solo terminan en muchos juramentos, sino en una sensación dolorosa que se origina en la zona de la lesión. La reacción ocurre en un instante, antes de que disminuya lentamente. Si vamos más allá de la sensación de incomodidad, ¿sabes por qué el dolor es esencial para nuestra supervivencia?

Pain and CBD

Vuelve a pensar en esos años de infancia sin preocupaciones. Probablemente intentaste patinar o montar en monopatín. Ambos duelen mucho cuando inevitablemente te caes, estampándote contra el suelo con un fuerte golpe en seco. Durante nuestros años de adolescencia, somos mucho más valientes. No hemos aprendido a tener miedo al dolor y a las lesiones que pueden provocar deportes como el skate. Más adelante en la vida, a veces incluso el golpe más pequeño es increíblemente doloroso.

No es que el fenómeno del dolor empeore a medida que envejecemos, sino que el dolor crea una memoria duradera que nos recuerda que debemos evitar herirnos de nuevo. Es más, el dolor también nos impide tocarnos un hueso roto o un corte. Así el cuerpo puede curarse y repararse correctamente. El dolor nos recuerda que debemos alejarnos de situaciones peligrosas, y ha ayudado a la raza humana a sobrevivir durante millones de años. Por muy perturbador que sea el dolor, sin él, las cosas pueden ir muy mal.

Vía para sentir dolor

Antes de analizar algunas de las enfermedades relacionadas con el dolor, comencemos por cómo sentimos el dolor. Las sensaciones dolorosas no tienen una relación directa con nuestro cerebro. En cambio, el dolor depende de varias neuronas y vías nerviosas diferentes para llegar desde la fuente del dolor a nuestro cerebro y viceversa. Una neurona es una célula nerviosa responsable de transmitir una señal.

Si usamos el temido escenario de Lego como ejemplo, al pisar un bloque, las terminaciones nerviosas en la parte inferior de tu pie detectan la lesión. Estos nervios se denominan nociceptores. Esta señal se transmite a través de las fibras nerviosas y se recoge en el cuerno dorsal. El mensaje original es entonces transferido a otro conjunto de neuronas diseñadas para viajar hasta el cerebro a través de la médula espinal, antes de llegar al tálamo. El tálamo forma parte del cerebro medio y es responsable de organizar esas señales en un orden lógico.

Una vez organizada, la señal llega a la corteza sensorial (nuestra respuesta emocional al dolor) donde es descifrada e interpretada por la corteza motora (nuestra reacción física al dolor).

La señal entonces viaja de nuevo a lo largo del mismo recorrido hacia las neuronas motoras de tu pie. Empiezas a saltar agarrándote el pie y maldiciendo. Aunque hay casi una docena de etapas en la "sensación de dolor", todo sucede en menos de un segundo.

Probablemente puedes ver por qué existen varias alteraciones en la forma en que sentimos el dolor. Basta con que uno de esos eslabones se dañe para que se obstruya el proceso normal.

El camino es largo, y muchos eslabones pueden fallar

Pain and CBD

Ausencia de dolor: insensibilidad congénita al dolor (CIP)

Aunque el concepto de no sentir ningún dolor puede parecer atractivo, especialmente en el caso del bloque de Lego, el CIP es extremadamente peligroso. Sin ninguna sensación de dolor, las lesiones pueden ser frecuentes. Si no supieras que te has roto un hueso o que has contraído una infección grave, seguirías como siempre. No existe ese instinto natural de supervivencia para permitir que tu cuerpo se cure.

Las personas con CIP sí pueden notar cuando les tocan un brazo y, en la mayoría de los casos, cambios leves de temperatura. La patología es el resultado del funcionamiento incorrecto del nociceptor en la vía del dolor. Si envías una carta importante, pero nunca llega, el destinatario no sabrá qué está pasando. Las mutaciones en las células impiden la transmisión de señales de dolor desde el lugar de la lesión al cerebro.

Dolor que no duele: dolor asimétrico

En la asimbolia del dolor, no es el nociceptor el que está dañado, sino el córtex sensorial. Su capacidad para descifrar la señal de dolor y provocar un desencadenante emocional doloroso es nula. La reacción física al dolor es solo un factor. Tómate un minuto para pensar en la verdadera sensación emocional de dolor.

¿Qué pasa si te haces un corte en el brazo y sientes que la piel está dañada, pero la sensación es agradable y no molesta? El reto para las personas que viven con asimbolia dolorosa no es que no puedan sentir dolor, sino que su cerebro no lo reconozca como una sensación negativa. Aunque no podemos cambiar la intensidad del dolor, sí podemos intentar mejorar nuestra respuesta emocional a él. Esto es especialmente importante para aquellos que viven con asimbolia dolorosa; necesitan aprender que el dolor y las acciones que lo causan deben evitarse.

Ejemplos de mente por encima de la materia están presentes a lo largo de la historia. La ceremonia hindú de caminar sobre fuego y los monjes budistas que se golpean repetidamente son buenos ejemplos. Ambas disciplinas comparten un método convencional para tratar el dolor y la meditación. Al canalizar nuestras mentes, podemos intentar disminuir el impacto del dolor y nuestra respuesta emocional. En algunos casos, la meditación de atención plena puede reducir el dolor desagradable en hasta un 57%.

Dolor real inexistente: dolor del miembro fantasma (PLP)

El dolor del miembro fantasma se produce cuando existe una sensación de dolor, incluso cuando se ha amputado un miembro. A pesar de que el PLP está presente en el 50-80% de los amputados, los investigadores todavía no están del todo seguros de cómo ocurre este fenómeno. ¿Cómo tratar una sensación dolorosa que técnicamente no existe? Uno de estos métodos es la terapia con espejos.

Al visualizar la extremidad faltante frente a un espejo y tratar de sostenerla como si estuviera presente, la idea es reconocer la sensación de dolor, en lugar de ignorarla. Es casi como tranquilizar a tu cuerpo de que ya sabes que te falta la extremidad para que deje de avisarte a través de la sensación de dolor. Incluso cuando no tiene sentido lógico, el dolor sigue siendo real y necesita tratamiento.

Vivir con dolor: dolor crónico

Pain and CBD

El dolor crónico es el término amplio para cuando se experimenta un período prolongado de dolor. Puede ser el resultado de que cualquier parte de la vía del dolor se dañe o no funcione correctamente. Hasta uno de cada cinco adultos europeos sufre de dolor crónico, existiendo dos categorías significativas de dolor.

Tanto el dolor nociceptivo como el neuropático pueden ser increíblemente debilitantes. Afectan a la salud mental del paciente y a su capacidad para realizar tareas cotidianas. Muchas de las personas que viven con dolor crónico no responden a los medicamentos tradicionales para el dolor y tienen dificultades para trabajar a tiempo completo. En estos casos, el autotratamiento, como la meditación de atención plena y los cambios en el estilo de vida, desempeñan un papel importante en el control del dolor crónico. El tratamiento del dolor no es un simple enfoque universal. El concepto es mucho más complejo.

Buscador de productos