Análisis sobre el CBD como tratamiento para el eccema

Publicado el:

El CBD ha adquirido gran relevancia en los últimos años como sustancia no psicoactiva con enormes beneficios medicinales. Las leyes que rodean a esta sustancia química son bastante laxas, y en la actualidad está disponible a gran escala.

Los cannabinoides como el CBD ejercen sus efectos influyendo en el sistema endocannabinoide. Este sistema se encuentra en todo el cuerpo humano en forma de receptores en las membranas de muchos tipos distintos de células. Son los llamados receptores CB1 y CB2. Los cannabinoides tienen una afinidad con estos receptores, y se unen a ellos imitando a unas sustancias químicas producidas por el organismo, llamadas endocannabinoides.

El CBD tiene una baja afinidad con los receptores CB1 y CB2, pero ejerce su efecto sobre ellos de forma indirecta. El CBD también es conocido por unirse a otros tipos de receptores del cuerpo, como los de vanilloides, capsaicina, serotonina y GPR55.

EL CBD Y LA PIEL

La razón por la que el CBD tiene un espectro tan amplio de aplicaciones es, en parte, la abundancia de receptores cannabinoides que existen en todo el cuerpo. Los cannabinoides producen un efecto en cualquiera de las células en las que se encuentren estos receptores. El sistema endocannabinoide también está en la piel, razón por la que el CBD calma los síntomas de trastornos como el eccema.

La ciencia ha descubierto que el sistema endocannabinoide de la piel está relacionado con diversos procesos biológicos como la proliferación, el crecimiento, la diferenciación, la apoptosis, y la producción de hormonas. Además, la alteración del sistema endocannabinoide de la piel puede resultar en el desarrollo de múltiples patologías asociadas como la psoriasis, la dermatitis, los trastornos del crecimiento del vello y el acné.

¿QUÉ ES EL ECCEMA?

El eccema, también denominado dermatitis atópica, es una afección de la piel caracterizada por zonas inflamadas con prurito. Si bien puede presentarse como una picazón leve en algunas personas, en otras puede llegar a ser muy molesto, reduciendo notablemente su calidad de vida. Esta afección es más común en niños, pero puede afectar a personas de todas las edades.

La dermatitis atópica es la forma más común del eccema, pero existen otras. La dermatitis de contacto es otra forma de eccema producida cuando la piel entra en contacto con sustancias irritantes, causando enrojecimiento y picazón.

La dermatitis dishidrótica es un tipo de eczema que afecta principalmente a los dedos, las palmas de las manos y las plantas de los pies. Esto se traduce en zonas de piel escamada. La dermatitis numular es otro tipo que es más frecuente durante los meses de invierno, y la dermatitis seborreica se produce en el rostro y detrás de las orejas.

Los principales síntomas del eccema son picazón, sequedad, aspereza, escamas y partes inflamadas en la piel. Pueden formarse en cualquier parte, pero la parte interna de los codos, la posterior de las rodillas y la cabeza suelen ser las más afectadas. Se pueden desarrollar manchas rojas y marrones, con algunas pequeñas protuberancias.

El eccema sigue siendo una especie de misterio entre los círculos médicos y científicos, ya que aún no se entiende por completo qué lo origina. Se cree que se produce por una reacción desproporcionada de la respuesta inmunológica. En algunos casos, el sistema inmunitario comienza a atacar a las proteínas en partes del cuerpo que normalmente suele ignorar, lo que causa inflamación.

Existen diferentes desencadenantes que pueden resultar en eccema. Entre ellos, sustancias químicas irritantes, alergias alimentarias, estrés, sudoración, y cambios de temperatura y en la humedad.

TRATAMIENTOS CONVENCIONALES

Los tratamientos más comunes para el eccema son los antihistamínicos y las cremas con esteroides (para reducir la picazón), sin embargo, tienen diversos efectos secundarios que hacen que sean desfavorables en algunos casos.

La fototerapia también se utiliza para combatir el eccema. Así como la introducción de cambios en el estilo de vida para reducir el estrés. La meditación, el yoga y los ejercicios de respiración ayudan a reducir las reacciones fisiológicas ante el estrés, como el aumento de la frecuencia cardíaca y la liberación de hormonas.

SOBRE EL ZEMADOL DE CIBDOL

Zemadol es un producto sanitario de clase 1, especialmente formulado para ayudar a la recuperación de la piel seca e irritada causada por la dermatitis atópica. El principal ingrediente activo del Zemadol es la avena coloidal, que protege la piel con una capa de polisacáridos que calman la zona irritada. La avena coloidal también contiene avenantramidas, que ayudan a reducir la inflamación y la sensibilidad.

El Zemadol contiene extractos de cannabis sativa con una alta concentración de CBD. El CBD penetra en la piel con facilidad, por lo que es un tratamiento tópico muy adecuado. Unos investigadores de la Universidad de Colorado han resaltado la efectividad del CBD para tratar los síntomas del eccema, dando testimonio de su capacidad como alternativa natural a las cremas con esteroides.

El CBD llega a las células inmunes, los queratinocitos y los sebocitos a través de los receptores cannabinoides. Esto se traduce en una supresión de los procesos inmune e inflamatorio.

El Zemadol tiene un alto índice de absorción gracias al uso de liposomas dentro de la fórmula. Los liposomas son unas pequeñas vesículas formadas por una o más bicapas con un núcleo acuoso. Estas estructuras sirven como recipientes para transportar las moléculas de forma segura a su destino celular, sin que se produzca un deterioro prematuro.


Cibdol