¿Pueden combinarse los diferentes productos de CBD? 

¿Pueden combinarse de forma segura los diferentes productos de CBD? Sigue leyendo para encontrar más información sobre el consumo combinado de los diversos aceites, cápsulas y suplementos de CBD disponibles actualmente. La clave está en determinar la dosis diaria de CBD más adecuada para ti. 

El CBD es mucho más que un aceite

Uno de los mayores atractivos del CBD es que puede consumirse de varias formas: puede tomarse en forma de aceite, tintura o cápsula, puede aplicarse sobre la piel, y puede añadirse fácilmente a bebidas o alimentos. Aunque muchos consideran que la versatilidad de este compuesto es su mayor ventaja, también puede dificultar la combinación de los diferentes productos de CBD, especialmente si estás iniciándote en el mundo de este cannabinoide.

Si estás pensado en tomar CBD en distintos formatos o concentraciones, la buena noticia es que es perfectamente viable. Sin embargo, hay algunos consejos prácticos a tener en cuenta. El primer paso es asegurarte de usar productos de alta calidad, producidos por empresas fiables.

Cuando estés satisfecho con la calidad de tu CBD, el siguiente paso es el más crucial: calcular la dosis adecuada para ti. Combinar los distintos productos de CBD es simple, pero para ello debes saber la dosis diaria que quieres consumir.

Cómo combinar distintos productos de CBD

Calcular la dosis más adecuada para ti depende de varios factores, como tus circunstancias, con qué finalidad usas el CBD, y la potencia del producto. Si no sabes bien por dónde empezar, puedes leer más sobre los fundamentos básicos del CBD aquí. Al hacer un seguimiento de tu consumo diario de CBD, es importante que recuerdes medir las cantidades en miligramos.

Para hacer más fácil el uso combinado de productos de CBD, hemos elaborado una situación hipotética que puedes usar como guía:

Imagina que tu dosis diaria de CBD es de 17mg. Para obtener esta cantidad, quieres tomar aceite de CBD por la mañana, una cápsula a mediodía y un suplemento de CBD por la noche. El aceite puede mezclarse fácilmente con el café de la mañana y las cápsulas son muy prácticas cuando estás en el trabajo. Y las ventajas añadidas del Meladol, como tu suplemento nocturno de CBD, te ayudan a conciliar un sueño reparador.

Entonces, la ingesta diaria se divide en:

• 4 gotas de aceite de CBD al 4%: 8mg
• Una cápsula de CBD al 4%: 6,4mg
• Una dosis de 1ml de Meladol (suplemento de CBD): 2,5mg

A lo largo del día, habrás consumido aproximadamente 16,9mg de CBD. En este ejemplo, prácticamente hemos logrado la dosis deseada. Aunque las variables cambien de una persona a otra, el principio sigue siendo el mismo. La clave para el uso combinado de productos de CBD es hacer un seguimiento de tu consumo diario.

Combinar aceites esenciales con CBD

La versatilidad del CBD va más allá de los productos elaborados. Mezclar CBD con aceites esenciales es una práctica cada vez más habitual, ya que los consumidores quieren aprovechar las propiedades terapéuticas de la lavanda, camomila o bergamota, mientras toman su dosis diaria de CBD. De modo similar al cálculo de tu dosis ideal, la combinación de CBD y aceites esenciales es un proceso único para cada individuo. Pero debes tener en cuenta que las investigaciones sobre los efectos de esta práctica son limitadas.

Cuando estos aceites se usan por sí solos, los compuestos de la lavanda se vinculan a mejoras en la calidad del sueño, mientras que el aceite de bergamota podría ayudar a aliviar los síntomas de la ansiedad. Si estás pensando en mezclar CBD con aceites esenciales, te recomendamos hablar primero con tu médico para conocer las posibles consecuencias o interacciones.

Escucha siempre a tu cuerpo 

Si estás empezando a consumir CBD, es muy recomendable que primero pruebes los diferentes productos por separado, antes de combinarlos. De hecho, los consumidores experimentados también deberían seguir esta recomendación.

El aceite de CBD ingerido sublingualmente tendrá un impacto diferente que una cápsula de CBD, ya que cada uno de los productos tiene su propia biodisponibilidad. Por tanto, siempre deberías escuchar a tu cuerpo y reducir tu dosis diaria si empiezas a sentir náuseas, mareos o fatiga.

¿Qué producto necesito?
As Seen On: