Published:

Updated:

Author: Luke Sholl

Todo lo que necesitas saber sobre la lavanda

lavender

Sigue leyendo para descubrir los orígenes de la lavanda, su uso como suplemento holístico y lo que dice la ciencia sobre sus posibles beneficios sobre mente y cuerpo. Esta hierba aromática ofrece mucho más de lo que parece.

¿Qué es la lavanda?

La lavanda (Lavandula angustifolia) es una hierba que se cultiva en todo el mundo por sus flores aromáticas y su aceite esencial. El género Lavandula está compuesto aproximadamente por 47 especies diferentes y cuenta con una historia rica e interesante (de más de 2500 años). Pero, ¿por qué esta hierba aromática ha llamado la atención de tanta gente?

Para empezar, hablaremos sobre la biología de la planta. A la lavanda le encantan los climas templados y crece de forma natural en gran parte de Europa, el Mediterráneo y el suroeste de Asia. Aunque su gran popularidad podría deberse en parte a su naturaleza versátil, el principal atractivo de la lavanda procede de su uso en la cocina, la cosmética y las prácticas holísticas.

Aunque las características más llamativas de la lavanda son su aroma agradable y su color intenso, si la observamos más de cerca, más allá de sus flores moradas, la lavanda posee una gran cantidad de compuestos con un enorme potencial calmante.

¿Cuáles son los posibles beneficios de la lavanda para la salud?

Aquí es donde empieza a vislumbrarse el verdadero potencial de la lavanda. La planta contiene gran cantidad de terpenos, siendo el linalool el más abundante. Aunque las culturas de la antigüedad no entendían la interacción entre los terpenos y el cuerpo humano, la ciencia moderna sí lo ha hecho. Ahora sabemos que el cuerpo puede absorber y utilizar estos compuestos para dar lugar a varios efectos biológicos, de ahí el uso tan extendido de la lavanda en las prácticas holísticas.

A continuación mostraremos un breve resumen del posible impacto de la lavanda en el cuerpo y la mente:

• Beneficiosa para la presión arterial y la frecuencia cardíaca: un estudio de 2017 analizó los efectos de la lavanda inhalada en una cirugía a corazón abierto en una UCI. Aunque en la muestra solo participaron 40 pacientes, la investigación sugiere que el aceite de lavanda ayudó a estabilizar las constantes vitales (presión arterial y frecuencia cardíaca) después de la cirugía.

• Influye sobre los síntomas del asma: en un modelo animal de asma bronquial, la lavanda inhalada ayudó a reducir la inflamación y la mucosidad en los pulmones de los roedores. A pesar de no ser un ensayo en humanos, los resultados apuntan a una interacción prometedora entre la lavanda y las citocinas dañinas.

• Posibles propiedades antifúngicas: un estudio de 2005 mostró que el linalool y el linalilo (terpenos que contiene la lavanda) inhiben la formación de gérmenes y reducen la progresión de los hongos. Esos resultados provisionales fueron respaldados incluso por un informe de investigación de 2011 que demostró de nuevo el efecto del aceite de lavanda en las infecciones fúngicas, afirmando que es "muy potente".

• Podría ayudar con la piel sensible: aunque la lavanda ha sido durante décadas un ingrediente muy habitual en pomadas para la piel, los científicos se propusieron descubrir los motivos hace relativamente poco tiempo. Una investigación profunda publicada en 2017 llegó a la conclusión que, aunque todavía hacen falta más estudios específicos, las pruebas sugieren que la lavanda podría tener un impacto beneficioso sobre los síntomas del acné, el eccema y la inflamación de la piel.

La lavanda puede ayudar a mejorar el sueño

De todos los posibles beneficios de la lavanda, el sueño es una de las áreas que más se han investigado. Afortunadamente, también es un área que aporta muchos beneficios al bienestar. Una noche de sueño reparador no solo aporta a nuestro cuerpo un tiempo de inactividad esencial, sino que nos hace sentir bien descansados y mentalmente preparados para afrontar el día a día.

Otro estudio de la UCI documentó el efecto del aceite de lavanda en los pacientes después de una cirugía, donde se mostró un “aumento en la calidad del sueño y una reducción del nivel de ansiedad en los pacientes”.

Además, un estudio de 2009 se propuso determinar las capacidades olfativas de la lavanda tanto en hombres como en mujeres. El estudio del sueño incluía a 31 participantes con buena calidad de sueño, y los grupos de control fueron expuestos al aroma del aceite de lavanda mientras conciliaban el sueño.

Sorprendentemente, "todos los participantes indicaron un mayor nivel de energía por la mañana después de haber sido expuestos al aroma de lavanda" y tardaron menos en conciliar el sueño. Debido al estrés constante de la vida moderna, es probable que haya momentos en los que todos necesitamos un poco de ayuda para mantener un sueño saludable. La investigación sugiere que la lavanda podría ser una potente ayuda para dormir, pero ¿cuál es la mejor manera de aprovechar sus propiedades calmantes?

¿Qué productos contienen lavanda?

Antes de poder aprovechar los beneficios de la lavanda para dormir, la planta debe someterse a un proceso. Los fabricantes transforman la planta en un aceite esencial lleno de potentes terpenos. El aceite de lavanda resultante es un ingrediente increíblemente común en muchos productos.

Aceite de lavanda

Lo maravilloso del aceite de lavanda es su versatilidad. Se puede aplicar directamente sobre la piel, a través de un difusor para capturar el aroma o ingerirlo junto con otros ingredientes naturales. Si vas a probar la lavanda por vía tópica, te recomendamos que la pruebes antes en una pequeña zona de la piel.

Siempre que el resultado sea favorable, puedes aplicar unas gotas directamente sobre la piel. Si la piel está agrietada o es particularmente sensible, añade unas gotas de lavanda a un trocito de algodón y frota suavemente. También puedes probar a consumir lavanda por vía oral, aunque tiene un sabor bastante potente. Para disimular el sabor, añade una cucharada de lavanda en una taza de agua hirviendo.

Lavanda y CBD

Al combinar la lavanda con otros ingredientes naturales, como por ejemplo nuestro CBD de grado dorado, los beneficios comienzan a tener sentido. La falta de toxicidad de la lavanda la convierte en la compañera ideal del CBD, ya que ambos compuestos actúan a favor del cuerpo, no en su contra. Esto es especialmente importante cuando se aborda el sueño, ya que hay que tomar los suplementos lo más cerca posible de la hora de acostarse, para lograr el máximo impacto.

Por último, hay que considerar el efecto séquito. Este fenómeno único mejora las cualidades de los cannabinoides y terpenos cuando actúan en la misma fórmula. Si quieres potenciar los efectos de los terpenos que contiene la lavanda, ¿qué mejor manera que combinarlos con nuestro extracto de CBD de espectro completo?

Cómo dosificar la lavanda

Como sucede con muchos suplementos naturales, en realidad no existe una forma correcta o incorrecta de dosificar la lavanda. La clave es encontrar tu dosis ideal, normalmente comenzando con una dosis baja y aumentando de forma gradual.

Para la mayoría de las personas, aplicar directamente una sola gota de aceite de lavanda o diluida en un aceite portador, es un buen punto de partida. A medida que te vayas acostumbrando a sus efectos, podrás ir aumentando la dosis con una gota cada vez.

En cuanto a la frecuencia de la dosificación, dependerá de cada persona. Si estás utilizando la lavanda concretamente para favorecer un sueño saludable, tendrás que consumirla unos quince minutos antes de acostarte. De esta manera, tu cuerpo tendrá tiempo para absorber completamente el aceite de lavanda rico en terpenos.

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de la lavanda?

Después de 2500 años de uso, tenemos una idea bastante clara de los posibles efectos secundarios de la lavanda. La posibilidad de que se produzcan efectos secundarios es mínima y, en caso de que los haya, serán leves. Por supuesto, los posibles efectos secundarios cambian en base al modo de aplicación de la lavanda, así que es importante tener en cuenta lo siguiente:

• Si se consume por vía oral, la lavanda puede causar estreñimiento, dolor de cabeza o aumento del apetito, mientras que la aplicación por vía tópica conlleva un pequeño riesgo de irritación, al igual que si se inhala.

Afortunadamente, los posibles efectos secundarios desaparecen rápidamente, por lo que si se experimenta algún efecto adverso, simplemente hay que dejar de usar el suplemento o disminuir la dosis en consecuencia. Como siempre, si tienes alguna duda sobre el uso de la lavanda o del aceite de lavanda, lo primero que tienes que hacer es consultar con tu médico.

Conclusión: la lavanda es un suplemento versátil

Durante muchos siglos, la lavanda ha sido una hierba holística muy poderosa. Ahora que conocemos mejor la estructura química de la planta, sabemos que es mucho más que una simple ayuda a base de hierbas. No solo podría ayudar a aliviar diversas molestias, sino que también apoya las funciones fundamentales necesarias para conciliar el sueño de forma más rápida y a mantener un sueño saludable. Combinada con el potencial para mejorar el bienestar de ingredientes como el CBD, la lavanda puede ser un suplemento fantástico en tu rutina diaria.

Para comprobar las propiedades calmantes de la lavanda, puedes probar Complete Sleep de Cibdol, o consultar nuestra selección completa de productos naturales para dormir en la tienda Cibdol. Y si todavía tienes dudas sobre el sueño o sobre cómo poner en práctica una buena higiene del sueño, visita nuestra Enciclopedia del CBD y accede a toda la información que necesitas.

¿Qué producto necesito?
As Seen On: