Posibles efectos secundarios del CBD

El CBD es un suplemento nutritivo sumamente popular que proporciona una serie de efectos farmacológicos beneficiosos. Este compuesto, catalogado como un cannabinoide, es producido por la planta de cannabis, pero no genera efectos psicoactivos. El CBD tiene un buen perfil de seguridad para el ser humano, se suele tolerar bien, y no muestra efectos que indiquen que exista riesgo de desarrollar dependencia física. La investigación también ha demostrado que este cannabinoide apenas afecta a parámetros fisiológicos como la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la temperatura del cuerpo. Sin embargo, algunos de estos estudios han sido rebatidos, como veremos a continuación.

Efectos secundarios del CBD

Al igual que cualquier suplemento vitamínico, mineral y herbal, el CBD produce ciertos efectos secundarios. Cualquier sustancia tiene el potencial de afectar a diferentes personas de distintas formas. Antes de empezar a tomar CBD como parte de una dieta diaria, es importante conocer sus posibles efectos secundarios. Se recomienda consultar con un médico o profesional de la salud antes de consumirlo para asegurarse de que es la decisión correcta.

Tras tomar CBD podrías experimentar sequedad bucal

El CBD puede causar sequedad bucal, incluso si el método de administración no tiene nada que ver con fumar o vaporizar. El CBD provoca sequedad en la boca debido a su interacción con el sistema endocannabinoide. Al influir en los receptores cannabinoides de las glándulas salivales, el CBD reduce la secreción de saliva, causando sequedad bucal. Aunque esto resulta incómodo, se puede remediar fácilmente teniendo a mano una botella de agua o zumo.

El CBD tiene el potencial de reducir la presión arterial

¿No acabamos de decir que el CBD no afecta a la presión arterial? Los estudios parecen demostrar que, a pesar de que el CBD no causa ningún cambio importante y continuado en la presión sanguínea, puede provocar una reducción temporal. Para la mayoría de las personas, esta alteración pasa completamente desapercibida, pero para quienes sufren de ciertos trastornos de salud, hasta un pequeño descenso de la presión arterial podría ser significativo.

El CBD puede hacer sentir mareos y sueño

Otros efectos secundarios del CBD son los mareos y la somnolencia. Algunos consumidores afirman sentirse más despejados y alerta tras tomar una dosis de CBD, mientras que otros se encuentran más relajados y somnolientos. Asimismo, ciertos consumidores sufren mareos, lo que, como hemos visto, podría estar relacionado con un descenso de la presión sanguínea. Debido a estos posibles efectos secundarios, es importante empezar con dosis pequeñas y aumentarlas de forma gradual tras comprobar cómo nos afecta el CBD. También tiene sentido evitar conducir y operar maquinaria pesada después de tomar CBD las primeras veces.

El CBD puede interactuar con otros medicamentos

Un artículo de 2017 sostiene que el CBD podría causar una serie de efectos secundarios cuando se toma junto con ciertos medicamentos. Esto se debe a que este cannabinoide interactúa con las enzimas que metabolizan los fármacos, entre las que se incluyen las pertenecientes a la familia del citocromo P450. Cuando el CBD es metabolizado por el citocromo P450, desplaza a las enzimas impidiéndoles que metabolicen otros compuestos. Esto puede tener como resultado un nivel más alto de otros medicamentos en el cuerpo durante largos períodos de tiempo. Las personas que toman algún medicamento deberán consultar con su médico antes de consumir CBD. Para obtener más información sobre el CBD y la enzima P450, visita nuestro blog.

El CBD y sus posibles efectos secundarios: resumen

La mayoría de las investigaciones actuales sobre los posibles efectos secundarios del CBD son el resultado de estudios in vitro (con células) y con animales. Se necesitan más pruebas con humanos para llegar a unas conclusiones precisas sobre los efectos secundarios del CBD, especialmente en los aspectos impugnados mencionados más arriba. Un artículo publicado en la revista Cannabis and Cannabinoid Research analiza el problema de la comparación entre los resultados obtenidos en investigaciones con animales y humanos. En el caso de los seres humanos, el CBD se suele administrar por vía oral o mediante la inhalación. En roedores, por vía oral o mediante inyecciones.

Además, las concentraciones de CBD en sangre en humanos y roedores difieren tras su administración oral. Incluso si se consiguen las mismas concentraciones entre ambas especies, el CBD podría tener distintos efectos biológicos. Hasta ahora, el perfil de seguridad del CBD es alto, pero es fundamental realizar investigaciones en profundidad con seres humanos.

¿Qué producto necesito?