CBD y autismo, ¿qué sugiere la investigación?

Publicado el:

El autismo es un espectro de trastornos

Nuestra comprensión del autismo ha crecido de notablemente en los últimos treinta años. Ya no se diagnostica una enfermedad única, sino un espectro de trastornos. A pesar de un conocimiento mayor sobre los síntomas del TEA, todavía no conocemos los factores desencadenantes concretos para su aparición. La dificultad asociada con la lucha contra el TEA también se debe a su superposición con síntomas como convulsiones y discapacidades intelectuales.

CBD and autism

Los síntomas del trastorno del espectro autista son extensos y variados. Al ampliar los signos válidos para el diagnóstico, podemos identificar el TEA a una edad más temprana. La afección también se diagnostica de forma retrospectiva en función de cómo se comportó un adulto durante su infancia.

El TEA se suele definir como problemas persistentes en la comunicación social y la interacción con movimientos repetitivos del brazo o la mano. No importa la situación, existe una incapacidad aparente para comunicarse de manera efectiva, tanto a nivel verbal como no verbal. El individuo también suele mostrar un patrón de conducta restringido o repetitivo. Esto puede manifestarse con saludos repetitivos, rituales u obsesión por objetos inanimados.

El diagnóstico del TEA está mejorando enormemente

Gracias a la última versión del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5), publicado en 2013, hemos llegado a comprender e identificar mejor el TEA. Se estima que el TEA afecta al 1% de la población todo el mundo (62,2 millones a nivel mundial en 2015). El aumento en el diagnóstico de TEA puede ser alarmante, pero es un avance positivo.

El tratamiento convencional consiste principalmente en ejercicios de conducta, aunque a los pacientes también se les puede recetar medicamentos. Sin embargo, la ineficacia de los medicamentos tradicionales ha dado lugar a un enfoque renovado sobre los métodos de tratamiento alternativos. Actualmente, los mejores investigadores del mundo están estudiando el sistema endocannabinoide como alternativa. La interacción entre nuestro sistema endocannabinoide (ECS) y los cannabinoides puede ser la clave para tratar el TEA.

Investigación preclínica

A continuación, un ejemplo de algunas de las investigaciones pioneras que se están llevando a cabo. Estos estudios representan a algunos de los institutos médicos más prestigiosos que colaboran con investigadores muy respetados y venerados.

Zamberletti realiza un análisis muy importante en 2017: el sistema endocannabinoide juega un papel en el autismo

Para empezar, tenemos un análisis que reúne tres ensayos preclínicos separados y sus hallazgos.

Un desencadenante potencial para el TEA es el síndrome X frágil. Se considera la causa genética más común de TEA. Al replicar el gen en ratones, los investigadores pudieron monitorizar la señalización del sistema endocannabinoide. Sus descubrimientos mostraron que al regular las enzimas que causan que estas señales se alteren, se produjo una mejoría en los comportamientos del autismo.

CBD and autism

En una situación similar, se administraron nuevamente sustancias a ratas que inhibieron la descomposición del endocannabinoide anandamida (AEA). Esto se hizo para ver si se contrarrestaban los efectos secundarios adversos de un medicamento antiepiléptico llamado VPA. Algunos estudios sugieren que el consumo de VPA durante el embarazo puede contribuir al desarrollo de TEA. Los resultados mostraron una "disminución en el comportamiento del modelo de autismo" en las ratas con una presencia mayor de AEA.

Por último, también se han relacionado las infecciones bacterianas y virales durante el embarazo con el desarrollo de TEA. Al replicar la respuesta del sistema inmunitario ante la gripe en ratas embarazadas, los investigadores observaron que "la unión al CB1 (receptor de cannabinoides) se redujo" en los hijos. Sus hallazgos podrían sugerir que un sistema endocannabinoide poco activo está vinculado al TEA.

Dr. Adi Aran: la primera investigación preclínica del mundo en seres humanos

Los ensayos preclínicos se realizan casi siempre en modelos de rata. Sin embargo, el estudio pionero del Dr. Adi Aran representa el primer ensayo preclínico para probar y evaluar el uso de cannabis para tratar el autismo en niños. Se hizo un tratamiento a 60 niños, fuera del Centro Médico Shaare Zedek en Jerusalén, con una mezcla administrada por vía oral que contenía CBD y THC. La mezcla presentó una proporción de 20:1 a favor del CBD.

Todos los niños habían sido diagnosticados con TEA y tenían entre 5 y 18 años. Los pacientes indicaron que "las alteraciones de comportamiento mejoraron o mejoraron mucho en el 61% de los niños". En cuanto a la dificultad para comunicarse, el 47% de los pacientes indicaron mejoría. Los efectos secundarios adversos incluyeron trastornos del sueño (14%), irritabilidad (9%) y pérdida de apetito (9%).

Aunque todavía nos queda mucho que aprender sobre las posibilidades del CBD como alternativa de tratamiento, los descubrimientos respaldaron la necesidad de un ensayo más profundo con el doble de participantes. Afortunadamente, el gobierno israelí aceptó y el Dr. Adi Aran pudo pasar de un ensayo preclínico a un ensayo clínico más amplio.

Ensayos clínicos

CBD and autism

Cannabinoides para problemas de conducta en niños con TEA (CBA)

Al pasar a un ensayo clínico, el Dr. Adi Aran pudo aumentar la escala de su estudio. El ensayo pre-clínico original contó con 60 niños; en esta ocasión, se inscribieron 150 participantes. La investigación se basó en un ensayo doble ciego, aleatorio, controlado con placebo.

Todavía se encuentra en desarrollo, la fecha estimada de finalización es julio de 2019. El estudio está utilizando una fórmula de cannabinoides similar (CBD:THC, 20:1) creada a partir de la extracción de toda la planta. Esto significa que los compuestos químicos clave del cannabis se mantienen, en lugar de ser aislados, antes de mezclarse con aceite de oliva.

Cannabidivarin (CBDV) frente al placebo en niños con trastorno del espectro autista (TEA)

Actualmente, se ha estado revisando a 100 niños participantes, durante más de 12 semanas, para ver cómo el CBDV afecta sus síntomas de TEA. Al igual que el CBD, el CBDV se combina con un placebo para garantizar la integridad de los resultados. El estudio, realizado por Eric Hollander en el Centro Médico Montefiore, está en colaboración con el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Pero tendremos que esperar un tiempo para poder ver los resultados. El ensayo clínico se completará en septiembre de 2021.

Cambio del equilibrio entre la excitación y la inhibición cerebral en el trastorno del espectro autista

En el Reino Unido, el King’s College de Londres también está analizando la posibilidad de los cannabinoides como tratamiento eficaz para el TEA. 38 hombres adultos, algunos con TEA y otros no, recibirán dosis elevadas de CBD y CBDV junto con un placebo. Luego, se usará un equipo especial de imágenes para mapear la bioquímica de su cerebro durante el ensayo. La fecha de finalización prevista es en abril de 2019. El Dr. Grainne McAlonan, quien dirije el estudio, es muy apreciado por su trabajo en el campo de la neurociencia.

Buscador de productos