Por Qué Son Peligrosos Los Cannabinoides Sintéticos

Publicado el:

El consumo de cannabinoides sintéticos es una tendencia muy preocupante. Son drogas elaboradas en laboratorios que intentan imitar los efectos más psicoactivos de la marihuana y el THC, pero no son verdaderos cannabinoides, y no se parecen en nada a los reales. Son muy peligrosos y están relacionados con muertes, daños a órganos y convulsiones. Para ayudarte a estar más informado, hemos echado un vistazo a estas nocivas drogas.



DAÑOS A LOS ÓRGANOS



¿QUÉ SON LOS CANNABINOIDES SINTÉTICOS?

También conocidos como <i> receptores agonistas cannabinoides sintéticos</i>, estas drogas producidas en laboratorio son una variación de productos químicos industriales. Están diseñadas para activar los mismos receptores que los cannabinoides reales, pero lo hacen de una forma peligrosa para el cuerpo. Su propósito es permitir que los científicos observen cómo se puede manipular la activación de ciertos receptores, y cómo afectan a las células del cuerpo. Sin embargo, esta experimentación se suele llevar a cabo sobre muestras celulares, nunca con personas.

Algunos químicos sin escrúpulos han visto un hueco en el mercado y producen estas sustancias para venderlas tanto en el mercado legal como en el mercado negro - tratando de monopolizar el nicho de los subidones y hierbas legales. En los sitios donde son legales, estas drogas se prohíben rápidamente. Sin embargo, lo único que tienen que hacer es modificarlas ligeramente para hacer sustancias completamente nuevas que son legales otra vez.


POR QUÉ SON PELGROSOS

Los cannabinoides sintéticos no sólo son químicamente distintos a los verdaderos, también afectan al sistema endocannabinoide de forma completamente distinta. Los verdaderos cannabinoides, como el CBD y el THC, son conocidos como parcialmente agonistas, es decir, se unen a los receptores de nuestro cuerpo, pero sólo con una eficacia parcial. Los cannabinoides sintéticos han sido diseñados para actuar como agonistas completos, lo que significa que se vinculan con toda su fuerza. Si se tiene en cuenta que los cannabinoides sintéticos son 100 veces más fuertes que los cannabinoides naturales, es fácil ver por qué es una situación tan preocupante.

Además, el cuerpo no puede descomponer cannabinoides sintéticos de forma eficiente. Los cannabinoides normales se procesan y desactivan en unas pocas horas, pero los cannabinoides sintéticos permanecen en el cuerpo sin ningún tipo de control.

Estos productos químicos se pulverizan sobre materiales vegetales parecidos al cannabis, para que parezcan naturales. También hay que señalar que, a diferencia del cannabis, los cannabinoides sintéticos son muy adictivos.

Para los que no usan el sentido común y creen que una mayor potencia significa una mejor experiencia, les puede sonar genial. Pero no lo es. En lo que respecta a la toxicidad de las drogas, todo tiene que ver con la dosis. Todo, hasta el agua, puede ser tóxico dependiendo de la dosis. El cannabis y los cannabinoides naturales tienen una dosis letal ridículamente alta - y para que causen la muerte, hace falta consumir media tonelada de cannabis en 15 minutos. Pero con los cannabinoides sintéticos no ocurre lo mismo, ya que tienen una dosis letal muy baja. Además, el alcance de los daños que causan al cuerpo aún no se entiende por completo. Lo único que se sabe es que causan insuficiencia renal y daños cerebrales.

PARA LOS QUE BUSCAN UN BENEFICIO TERAPÉUTICO

Muchas personas consumen cannabinoides por sus beneficios terapéuticos. Pero para los que no quieren quebrantar la ley, la única alternativa que les queda son los cannabinoides sintéticos "legales". Por desgracia, estos no ofrecen ningún beneficio terapéutico, sino que pueden causar daños. El aceite de CBD es una opción mucho mejor, y además es legal.

Es una desgracia que muchas de estas sustancias químicas se puedan adquirir de forma legal, haciendo que muchas personas -sobre todo los jóvenes- crean que son seguros. Pero no lo son. Si alguna vez has pensado en probar los cannabinoides sintéticos, abandona la idea. Son muy peligrosos.


Cibdol